La histórica crisis de agua que amenaza al norte de México

18 agosto, 2021

El próximo año los estados del norte del país recibirán 99 millones de metros cúbicos de agua provenientes del Río Colorado. La medida forma parte del acuerdo binacional con Estados Unidos firmado en 1944. La restricción se debe a una prolongada sequía en la región

Texto: Alberto Nájar

Foto: Archivo Presa Hoover

CIUDAD DE MÉXICO.- El norte de México enfrenta una crisis histórica en el abastecimiento de agua para consumo humano y riego agrícola.

La Comisión Internacional de Límites y Agua entre México y los Estados Unidos (CILA) anunció una reducción de 62 millones de metros cúbicos en la cuota de asignación anual del Río Colorado para usuarios de ambos países.

Es la primera vez desde que se firmó el Tratado de la Distribución de las Aguas Internacionales, en 1944, que se aplica una medida de esta naturaleza. La reducción se aplicará a partir de 2022.

De acuerdo con la CILA la razón de este drástico recorte es la prolongada sequía en la región. La presa Hoover -ubicada en Nevada- está en su nivel más bajo desde su construcción, en la década de los años 30.

Además de una entrega menor en el flujo de agua, México deberá ahorrar un volumen adicional de 37 millones de metros cúbicos.

En total, durante 2022 los usuarios en los estados del norte del país contarán con 99 millones de metros cúbicos de agua menos.

La medida incluye a Chihuahua, donde el año pasado hubo protestas de empresarios, agricultores y miembros del Partido Acción Nacional (PAN) que se negaron a cumplir la entrega de la cuota de agua pactada en el Tratado binacional.

Con la medida del próximo año Estados Unidos resultará más afectado. De acuerdo con la CILA en la cuenca baja de ese país se prevé una reducción de 411 millones de metros cúbicos de agua.

Adicionalmente, durante 2022 los usuarios de esa región deberán ahorrar otros 247 millones de metros cúbicos de agua.

No es todo. La CILA contempla “ahorros adicionales en Estados Unidos durante 2022, y usuarios en ambos países están explorando otras oportunidades para guardar o conservar más agua”.

Hasta ahora no se han determinado las consecuencias de la reducción en el abastecimiento de agua, tanto en el suministro a las poblaciones como en las actividades agrícolas.

Pero lo que sí es claro el impacto de no adoptar estas medidas. La CILA advierte que la demanda de agua en la frontera común “se aproxima al límite”.

De hecho, la presa Hoover se encuentra al 34% de su capacidad debido sobre todo a la sequía que se ha prolongado por casi una década.

Es la primera vez en casi un siglo que se enfrenta un escenario así, tan grave que obliga a reducir el consumo de uno de los afluentes más caudalosos del continente americano, el Río Colorado.

La decisión de reducir el uso de agua de la cuenca del Río Colorado forma parte del Tratado que se firmó en 1944, y que básicamente sirve para repartir el caudal de los ríos que comparten ambos países.

El convenio establece que México se queda con dos tercios de la corriente principal del Río Bravo y entrega a su vecino el resto, que no podrá ser menor a 432 millones de metros cúbicos anuales.

Estados Unidos, en cambio, cede a México mil 850 metros cúbicos anuales del Río Colorado que en su mayor parte se encuentra en suelo de ese país; aunque cruza por Baja California y Sonora antes de desembocar en el Golfo de California.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el Tratado es uno de los convenios más benéficos para nuestro país:

Estados Unidos debe entregar su cuota de agua cada año a diferencia de México, que puede cumplir su parte durante un quinquenio. La siguiente entrega está pactada para 2025.

Productor para México y Centroamérica de la cadena británica BBC World Service.
Periodista especializado en cobertura de temas sociales como narcotráfico, migración y trata de personas. Editor de En el Camino y presidente de la Red de Periodistas de a Pie.

Relacionado