Juicio Aristeo: testifica otra presunta víctima; Diócesis guarda silencio

31 enero, 2021

En una audiencia a puerta cerrada, una mujer declaró sobre el abuso sexual que sufrió durante su infancia presuntamente por el sacerdote. El vocero de la Diócesis de Ciudad Juárez rechazó dar una postura del caso porque está “en manos de los jueces civiles”

Texto: Blanca Elizabeth Carmona/ y Karen cano La Verdad

Foto: La Verdad

CIUDAD JUÁREZ.- Durante el quinto día del juicio oral que se le sigue al sacerdote Aristeo Trinidad Baca, por su presunta responsabilidad en los delitos de abuso sexual y violación de una niña, una mujer declaró que durante su infancia ella también sufrió una agresión sexual por el religioso.

Su testimonio se recibió a puerta cerrada porque la agente del Ministerio Público Iveth Consuelo A.S., explícitamente le señaló a los jueces que no deseaba que los representes de los medios de comunicación escucharan la diligencia. Argumentó que se está llevando una investigación en otra ciudad y quería proteger los datos sensibles de la víctima.

La mujer testificó ante el Tribunal de Enjuiciamiento que el abuso sexual en su contra ocurrió hace unos 14 años y que al enterarse de la detención del sacerdote se presentó de forma voluntaria ante la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas de Delito por Razones de Género (FEM) para exponer su caso, de acuerdo con personas que estuvieron presentes durante su comparecencia en una de las salas de Ciudad Judicial.

El abogado defensor del sacerdote impugnó la petición de la fiscal de recibir el testimonio de la mujer a puerta cerrada, al considerar que la testigo no está identificada como víctima en el presente juicio oral y debido a que en la acusación presentada por el Ministerio Público, documento que contiene la lista de los testigos y de toda la prueba, no se pidió la reserva de la identidad de la mujer.

Además, el defensor argumentó que si la declaración de la testigo no tenía relación a los hechos que son materia del actual juicio oral, la versión “escapaba” al punto de prueba para el cual fue citada.

Sin embargo, el Tribunal de Enjuiciamiento resolvió aceptar la petición de la representante social, fundamentando su determinación en el derecho a la intimidad que la ley prevé a favor de cualquier persona, así como en la posibilidad que la legislación les otorga a los juzgadores para romper con el principio de publicidad cuando lo consideren necesario.

Después de escuchar a esta testigo, el Tribunal no le ordenó al Ministerio Público iniciar una investigación –como siempre lo hace al percibir que se está ante un delito– porque al parecer ya prescribió el derecho de esta posible segunda víctima a interponer una denuncia, por el tiempo trascurrido.

Receso hasta el martes

La supervisora regional del Departamento de Ejecución de Penas y Prevención Social Zona Norte, Carol Josefina C.R., también compareció este viernes 29 de enero en el que fue el quinto día del juicio oral, para presentar las bitácoras de las visitas y los registros del personal que ha cuidado al sacerdote Aristeo en la prisión domiciliaria que se le impuso como medida cautelar pues él no fue enviado al Cereso.

La funcionaria explicó que a solicitud del Ministerio Público tiempo atrás había enviado el oficio con número 8588/2019, en el que se incluye la lista de las personas que visitaron al párroco en la residencia donde cumple con la prisión y cuya ubicación está bajo reserva.

Durante la comparecencia de la supervisora se incorporó como prueba las bitácoras, en las que sobresale como visitante el nombre de una maestra que acudió en unas 10 ocasiones a visitar al cura, durante el 2019 y quien también está señalada como testigo en el juicio oral.

También se señaló el nombre del vicario General de la Diócesis de Juárez, José René Blanco Vega, quien fue a ver al presbítero el 5 y 20 de junio del 2019, se informó en la audiencia.

El Tribunal de Enjuiciamiento –integrado por los jueces Florina Isela Coronado Burciaga, Arnulfo Arellanes Hernández y Carlos Jaime Rodríguez García– ha recibido hasta este viernes a 13 testigos de cargo. El juicio inició 25 de enero con el testimonio de la víctima.

El clérigo fue detenido el 9 de febrero de 2019 acusado de haber cometido dos violaciones y un abuso sexual en contra de una niña, monaguilla en su parroquia Santa María de la Montaña.

En la acusación presentada por la FEM se establece que una violación se comentó a finales de diciembre del 2015 en el interior de la casa parroquial ubicada en la calle General Lorenzo Avalos, de la colonia Santa María, cuando la víctima tenía apenas 8 años.

El abuso sexual presuntamente fue perpetrado por el sacerdote en septiembre de 2016, también en la casa parroquial y al momento que la niña contaba con 9 años. Una segunda violación presuntamente sucedió el 28 de enero del 2018, en el mismo lugar. Para ese año, la víctima tenía 10 años, de acuerdo con los datos oficiales.

Tras la audiencia de este viernes, el Tribunal decretó un receso y anunció que el trabajo será retomado el martes 2 de febrero.

Diócesis calla

La Diócesis de Ciudad Juárez no se pronunciará respecto al juicio oral que se lleva a cabo contra el sacerdote Aristeo Trinidad Baca, acusado de violación y abuso sexual en contra de una niña, se informó.

“Eso está en manos de los jueces”, dijo el vocero de la Dieciséis, Hesiquio Trevizo Bencomo, también párroco de la iglesia Jesús Maestro.

El párroco de la parroquia Santa María de la Montaña fue detenido el 9 de febrero del 2019 y el juicio en su contra inició este lunes 25 de enero. Durante el desahogo del cuarto día de audiencias se dio a conocer que, en la llamada para avisar de su detención, Aristeo reveló que el obispo, José Guadalupe Torres Campos, estaba enterado de lo que cometió.

La Verdad Juárez buscó al obispo para conocer su postura al respecto y sobre el juicio en proceso, pero no estuvo disponible.

Sin embargo, Trevizo Bencomo, indicó que no se dará ningún comentario con relación al tema.

“Está en manos de los jueces civiles, y eso es todo” aseguró.

Cuestionado sobre el estatus de Aristeo en la Diócesis, Hesiquio dijo que no dirán nada. Se le preguntó sobre su destitución del ministerio, pero dijo “eso no lo sabemos hasta que no se dé la sentencia, no sabemos nada”

Anteriormente, en un comunicado oficial expedido el 13 de febrero del 2019, tras la detención del sacerdote, el obispo de Ciudad Juárez dio a conocer que reprobaba toda agresión sexual.

“No me opongo a que se proceda conforme a lo que la legislación civil establece, como Diócesis, en comunión con el Santo Padre y con toda la iglesia católica, rechazo toda forma de abuso sexual infantil”, expresó en el documento que difundió hace casi 2 años.

Esta postura la expuso justo cuatro días después de que agentes ministeriales habrían ejecutado la orden de aprehensión dictada por un juez en contra del líder religioso.

Este trabajo fue publicado originalmente pro LA VERDAD JUÄREZ, que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Puedes consultar aquí la publicación original

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Relacionado