Jóvenes construyendo, adultos destruyendo

25 junio, 2019

En Guerrero, algunas empresas del sector privado, instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil utilizan el programa federal Jóvenes construyendo el futuro para aumentar sus utilidades, mantener clientela política o quedarse con un porcentaje de la beca

Texto: Marlén Castro y Margena de la O / Amapola Periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz

CHILPANCINGO, GUERRERO.- El 2 de junio pasado Alicia fue citada en la cancha de la colonia Galeana para recibir indicaciones. Después de tres meses de que inició su capacitación como becaria del programa federal Jóvenes construyendo el futuro cubriría un evento desde un ángulo noticioso. Por fin, la empresa con la que se vinculó parecía cumplir el ofrecimiento de enseñarle a reportear.

Indicaron a ella y a otros 13 becarios que tomaran fotografías y datos sobre un acto que inició a las cuatro de la tarde de ese domingo en el salón La Palapa, ubicado cerca de esa cancha. “Íbamos a tomar nota sobre lo que nos pareció el evento”, dice. La información la subirían a la página de Facebook Ciudad Bravo que administra su capacitador.

La actividad asignada como cobertura periodística a Alicia fue la segunda del día encabezada por el exalcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, y el actual alcalde de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán, dentro del proceso de reafiliación de la militancia del PRD, partido al que pertenecen ambos políticos. Hay varios líderes de este partido ocupados en actividades como éstas, consideradas como los comienzos del próximo proceso electoral.

Alicia forma parte de un grupo de unos 38 o 40 becarios de Chilpancingo, vinculados con empresas y el sector público. Ella se vinculó de manera directa con una persona física, que en el programa aparece como empresa, y le asignó alimentar con contenidos informativos la página de Facebook.

Ninguna de las actividades que le asignaron antes a la de este domingo de junio tenía que ver con reporteo o fines periodísticos.

Al mes que ingresó al programa, la pusieron a organizar, junto a otros jóvenes, el “Campeonato chalupero 2019”, una competencia de comer chalupas (unas piezas crujientes hechas de maíz) que ocurrió el 8 de marzo. También le asignaron fotografiar a jóvenes en un encuentro de artistas urbanos en un parque, asistir a actos de voluntariado y lo más reciente, a sembrar árboles en el encauzamiento del río Huacapa.

La actividad de junio le sonaba a que podrían cumplirles la oferta, pero el par de horas que duró el evento estuvo sentada. Ella y sus compañeros se pararon contadas veces, para hacer algunas fotografías desde sus teléfonos celulares y para ser fotografiados. “Nada más estuvimos sentados, pasó Evodio y nos tomaron una foto con él. Con Toño Gaspar también nos tomamos una foto”, comenta.

De ese evento han transcurrido tres semanas. Ya inicia la última de junio y el capacitador de Alicia sigue sin pedirle la información del acto de los perredistas.

En la página de Facebook no hay información sobre ese hecho ni de ningún otro en términos informativos o periodísticos. Ahí hay colgadas fotografías de comida, con pies de foto que recomiendan visitas a algunos negocios, videos e imágenes chuscas, y algunos llamados ciudadanos, como el de la localización de un joven reportado desaparecido que ya apareció, y justicia para otro que asesinaron el viernes 21 de junio.

Cuando se le pregunta a Alicia qué exactamente hizo durante el evento de los perredistas ella sonríe sonrojada y dice: “Pues, pensamos que éramos acarreados”.

Alicia tiene otro nombre pero en este texto se llama así para evitar represalias en su contra.

Algunas empresas del sector privado, instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil utilizan el programa federal Jóvenes construyendo el futuro para aumentar sus utilidades, mantener clientela política o quedarse con un porcentaje de la beca.

Jóvenes construyendo el futuro busca generar oportunidades para un sector de la población históricamente desatendido y, junto con ello, sentar las bases para disminuir los niveles de inseguridad en México. Guerrero tiene dos de las ciudades más violentas del país y de América Latina: Chilpancingo y Acapulco.

La entidad tiene el segundo lugar de las entidades con mayor número de jóvenes que no estudian ni trabajan, los bautizados como ninis. En una entidad así, el programa que consiste en que jóvenes aprendices se vinculen a centros de trabajo para que sean capacitados y mientras lo hagan reciban una beca de 3 mil 600 pesos mensuales, se cree, podría romper el círculo vicioso que ha atrapado a miles de jóvenes desocupados que han transitado de la informalidad a la ilegalidad.

A la fecha, se han vinculado al programa en todo el país 705 mil 296 jóvenes aprendices en un total de 137 mil 425 centros de trabajo, de acuerdo con datos del portal oficial.

En Guerrero, de acuerdo con la misma fuente, hay 49 mil 785 jóvenes aprendices vinculados a 7 mil 565 centros de trabajo.

Pero algunos de esos centros de trabajo registrados en la plataforma, del sector privado, de las instituciones públicas y de la sociedad civil, han preferido aumentar sus utilidades, mantener el clientelismo político y quedarse con un porcentaje de esas becas, de acuerdo con denuncias de los mismos becarios.

Acaparadores del programa

Uno de los más de 7 mil centros de trabajo que se ofertó como una opción para los jóvenes de Guerrero está a nombre de Mixa Endi Zúñiga Sosa, el que aparece en la plataforma con el registro 4 mil 636, con tres frases clave para definir el perfil de la empresa que representa y el de los becarios que necesita: Periodismo, audiovisuales, redes sociales.

La asesoría a los aspirantes consiste en enseñarles a hacer “notas de prensa e investigación periodística” y “producción de recursos audiovisuales”, además de dotarles de conocimientos para el “desarrollo económico local” y la “sostenibilidad”. Pide una escolaridad mínima de bachillerato.

Todos estos datos se pueden consultar en el sitio oficial al que acceden los aspirantes a la beca de Jóvenes construyendo el futuro. Las vacantes de su perfil, que no llega ni a la decena, ya están completas.

Los ofrecimientos de Zúñiga Sosa convencieron a Alicia. El perfil profesional del capacitador es en Ciencias Políticas, ajeno a lo que ofrece a los becarios. Es considerado un talento de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) porque ha representado en esos temas a México en foros de jóvenes en otras partes del mundo. Él mismo lo publicó en sus redes sociales.

Por ahora colabora con el programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg) en el municipio de Chilpancingo, que coordina Gustavo Cervantes Chavela, informó gente cercana.

Alicia, la joven que creyó aprendería periodismo, se ha coordinado con los becarios de Fortaseg para las actividades que les asigna Zúñiga Sosa, como el campeonato de las chalupas. “Creo que inscribió al Fortaseg a Jóvenes construyendo el futuro”, dice uno de los conocidos de Zúñiga Sosa. Al parecer es la razón por la que el grupo de becarios de Alicia es de casi 40 miembros.

El día que citaron a Alicia y a otros 13 becarios para cubrir el evento de los perredistas en colonia Galeana los acompañó Emmanuel Anaya Peralta. Otro a quienes los becarios consideran su coordinador.

Él es un trabajador formal de la actual administración municipal de Gaspar Beltrán. También se asume como un político que milita en el PRD, mismo partido del alcalde de Chilpancingo.

“Supuestamente el licenciado Anaya nos dijo que íbamos a un evento político a cubrir la nota, que no tenía que ver con su partido, pero que si nos queríamos afiliar lo podíamos hacer”, menciona Alicia del evento al que asistió y se sintió como acarreada.

En el sector privado…

Grupo multiservicios Gocamex Sociedad Anónima de Capital Variable es una empresa asentada en Chilpancingo a la que, de acuerdo con el programa, se vincularon 45 jóvenes para recibir capacitación para el trabajo, por un año.

De acuerdo con testimonios de jóvenes que se vincularon a Gocamex, nombres que se mantendrán en la confidencialidad, en realidad eran empleados ya contratados, y el programa sirvió para que la sociedad de empresarios dejara de pagar una quincena a sus trabajadores.

“En diciembre, uno de los dueños de la empresa nos llamó y nos pidió que nos vinculáramos al programa. Todos nos emocionamos porque el salario que recibimos es muy bajo. Pensábamos que íbamos a seguir recibiendo nuestro salario y aparte íbamos a tener lo de la beca, pero no, cuando cobramos la primera vez, la empresa ya no nos pagó la quincena”.

Los jóvenes que trabajan en Gocamex cubren una jornada laboral de 10 horas corridas. Entran a las diez de la mañana y salen a las ocho de la noche, en medio, tienen dos horas para sus alimentos, una en la mañana y otra hora en la tarde. Los salarios quincenales, dependiendo de las funciones realizadas, oscilan entre los 2,000 y los 2,500 pesos quincenales.

El grupo empresarial se ahorra 101,250 pesos mensuales, ya que de sus ganancias sólo cubre una quincena al mes a sus trabajadores, la otra quincena queda cubierta con el recurso de las becas del programa.

Esta empresa es la número 3,120 de los 7,565 centros que se registraron para ofrecer capacitación para el trabajo y contribuir así a disminuir la tasa de desempleo, de acuerdo con los registros en el portal oficial del programa.

Sector social…

En el sector de las organizaciones de la sociedad civil también se cuecen habas, al grado de que el programa canceló el registro de este sector.

En el caso de Guerrero, para las organizaciones sociales se tienen contemplados 24,092 vacantes y sólo se han vinculado 4,273 jóvenes, sin embargo, la plataforma rechaza nuevas solicitudes de organizaciones de la sociedad civil por las irregularidades detectadas.

Jóvenes de El Carrizal, municipio de Leonardo Bravo, denunciaron que una organización fue al pueblo a ofrecer las becas del programa y les pidió copias de documentos oficiales para registrarlos. Los jóvenes aceptaron a pesar de que junto con el ofrecimiento pidieron 30 por ciento del recurso que les va a llegar mes con mes.

En Acapulco, dos becarias denunciaron a la organización Ciudadanos en acción por Guerrero, la que les exigía como parte de sus tareas acudir a actividades del PRI, además de que se quedaba con el 20 y hasta 30 por ciento del monto de la beca. A esta organización se vincularon 60 jóvenes, aunque algunos cancelaron la relación cuando conocieron el tipo de capacitación que querían proporcionarles.

De acuerdo con la página oficial de la plataforma, Ciudadanos en Acción por Guerrero, con domicilio en Cerro de las Campanas no. 90, fraccionamiento Hornos Insurgentes, tiene el número de registro 1,358.

La página oficial de la organización dice que son una organización privada especializada en la generación y operación de proyectos en beneficio de gobiernos estatales y municipales. De acuerdo con testimonios de las becarias que denunciaron, la organización está vinculada al Organismo Nacional de Mujeres Priistas (ONMPRI).

Atados de manos

Sobre estas denuncias, Iván Hernández Díaz, subdelegado del gobierno federal en la región Centro, señaló que el programa Jóvenes construyendo el futuro utiliza una plataforma en la que los jóvenes y los centros de trabajo se registran libremente.

Una vez registrados, los jóvenes se vinculan con los centros de trabajo sin intermediarios.

Dijo que por esa razón, el gobierno federal no puede descartar por anticipado los centros de trabajo que se registran para capacitar a los jóvenes, por lo que son los becarios quienes tienen que hacer las denuncias cuando reciban ofrecimientos como quitarles un porcentaje de su beca o hagan tareas que no corresponden a las capacitaciones que deben recibir.

El programa opera pensando en la buena fe de los jóvenes y de los capacitadores, indicó, razón por la cual los operadores del programa tienen atadas las manos. Ha habido denuncias y cuando eso ocurre hacen una visita de verificación a los centros de trabajo. Mientras se hace la investigación el centro de trabajo es cancelado momentáneamente.

Por cuestiones de secrecía se negó a informar sobre el tipo de denuncias recibidas y los centros de trabajo investigados.

Este trabajo fue elaborado por el equipo de Amapola. Periodismo transgresor, que es parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie Consulta la publicación original aquí.

Relacionado