¡Walmart: devuélvenos nuestro empleo!

25 junio, 2021

En la emergencia sanitaria se calcula que 735 mil adultos mayores están en riesgo de perder su empleo. Al menos 35 mil de ellos lo habrían perdido ya que Walmart terminó el convenio por el cual se les permitía trabajar en las tiendas como empacadores.

Texto: Ignacio de Alba y Daniela Rea

Fotos: María Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando Carlos Escurdia iba a cumplir 65 años estaba preparado para recibir su pensión y comenzar a trabajar de nuevo. “Cuando me pude pensionar ya tenía pensado que me iba a dedicar a ser empacador. Es una excelente opción para todos nosotros, que tenemos una edad avanzada. Es una actividad no muy violenta y acercarnos un poco de dinero para complementar el gasto familiar”.

El hombre, que ahora tiene 70 años, se ha dedicado las últimas semanas a participar en manifestaciones para pedir que le devuelvan su puesto de trabajo en Walmart, una de las empresas más ricas del país. Como Escurdia, otros 35 mil adultos mayores no pudieron volver a trabajar porque la empresa eliminó el contrato que tenía con el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores.

—¿Cómo cuánto se gana empacando?

—Eso varía muchísimo de persona a persona, de temporada a temporada, de las tiendas. Depende hasta de la ubicación de la tienda o de la temporada. En navidad la gente está muy eufórica y se gana bastante. Pero después de las vacaciones los ingresos se nos caen muchísimo. Pero es suficiente para redondear el ingreso de una jubilación.

—¿Cómo es la relación de ustedes con Walmart?

—Existía un acuerdo entre el Inapam y las tiendas de autoservicio, nosotros no teníamos una relación meramente contractual, era una vinculación.

— ¿Pero ustedes obedecen órdenes de alguien de la tienda?

—Claro, nosotros tenemos que acotar las instrucciones, la mayoría referente a los turnos que nos tocaban, con la forma de organizarnos.

—¿De qué forma se benefició Walmart de ustedes?

—Definitivamente, nuestro punto de vista es que nosotros acelerábamos el desplazamiento de las mercancías por las cajas, por lo que el tráfico de los clientes era mayor, también era mayor el flujo de caja que podían tener. Esto se notaba más en las temporadas altas.

—¿Qué opina del argumento que usó Walmart para no dejarlos trabajar?

—Pues se resuelve muy sencillo, nosotros preguntamos “¿nos permite empacar?” y si la gente no quiere pues nos hacemos a un lado. No tiene mayor ciencia, el argumento de la empresa más bien parece un pretexto, porque nosotros siempre hemos contado con la simpatía del público en general. Es rara la gente que no le parece nuestro servicio.

—¿Qué contacto han tenido ustedes con Walmart?

—Walmart ha permanecido hermético a nivel corporativo, de hecho nosotros hicimos una manifestación en sus oficinas corporativas. Pero hicieron oídos sordos, nos informaron que todo mundo estaba haciendo home office ese día, ósea trabajando en casa. No hubo quién nos recibiera ni quién nos escuchara. Esa fue la actitud.

Empresas deben compromiso social

El abogado laboralista Arturo Alcalde señala que en el sector de los adultos mayores que trabajan en los supermercados hay un sector que no tiene pensión y es totalmente informal, y otro sector que es pensionado y se suma a estos empleos para completar el gasto y satisfacer sus necesidades básicas.

Para ese sector que tiene pensión, la existencia de un contrato laboral con las empresas haría que dejaran de percibir su pensión.

“Hay que entrar al fondo del asunto: hay varios tipos de personas, algunas son jubiladas y otras no; quienes son jubilados tienen el problema de que si la empresa los diera de alta en el IMSS traería como consecuencia que el ingreso que reciben por la pensión sea suspendido. El objetivo es que tengan seguridad social y un ingreso en su beneficio familiar, si ya está jubilado ese personal podría no darse de alta en el IMSS y recibir. Por lo tanto  conviene que la empresa otorgue un reconocimiento como trabajador y cubra la cuota correspondiente a la seguridad social, eso lo puede hacer perfectamente y es un costo muy bajo. El objetivo es que los trabajadores conserven ese servicio”.

Alcalde consideró que esta lucha de los adultos mayores empacadores voluntarios no se judicialice, sino que la empresa responda con su corresponsabilidad social. 

“Sería meter el conflicto en un túnel jurídico que alargaría sin necesidad este problema; es más eficiente transitar por exigir que la empresa cumpla su corresponsabilidad con la sociedad, con los adultos mayores voluntarios. Tenemos que aprender que cierto tipo de problemas el gobierno y sociedad deben ejercer presión sobre estas empresas que están obligadas a tener corresponsabilidad social”, dijo Arturo Alcalde a Pie de Página.

“Lo deseable es que ese personal regrese a los supermercados; debería haber una disposición, una apertura por parte de los centros comerciales para aceptar este servicio. Lo necesitan ellos, la población, están todos los elementos que justifican su regreso. No veo justificación de que las empresas se cierren y digan: ‘no tenemos por qué dar ese servicio’. Me parece una respuesta muy de abogado tradicional, no entender la dimensión social de este fenómeno”.

Toda una vida trabajando

En México, según el estudio “Adultos mayores y covid-19: vulnerabilidad económica ante la crisis sanitaria” realizado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, “753 mil adultos mayores ocupados mayores de 68 años están en riesgo de perder su trabajo, por lo que aumentará su dependencia de la pensión” entregada por el gobierno.

“Cuando los adultos mayores pierden su empleo, su fuente de ingresos depende, en general, de donaciones de terceros, familiares o conocidos, y de transferencias del gobierno, pensiones o jubilaciones, aunque el acceso y los montos en ambos casos son variables. Por consecuencia, la fuente de ingresos constante a la que tienen acceso es la Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores”.

La pensión para adultos mayores es de 1 mil 300 pesos mensuales, que se entrega de manera bimestral. Es decir, transferencias de 2 mil 600 pesos. Desde abril del año pasado ese monto dejó de ser suficiente para que las personas adultas mayores no caigan en pobreza, lo que vuelve aún más necesarios los ingresos laborales. 

“Para evitar exponer económicamente a los adultos mayores, un bimestre adicional de la pensión tendría un costo de 19 mil 715 millones de pesos, igual a un incremento de 15% en lo presupuestado para este programa en 2020. El aumento representa el 0.32% del PEF 2020 y el 0.08% del PIB”.

En México dos de cada 10 adultos mayores de 68 años continúan trabajando, a pesar de haberlo hecho toda su vida y estar en edad de retiro; de ellos ocho de cada 10 lo hace en el sector informal.

Falta compromiso gubernamental 

En un comunicado, Inapam informó que desde el 12 mayo de este 2021 Walmart canceló “el Convenio celebrado con el INAPAM, ratificando su decisión de no reincorporar a las personas adultas mayores en su labor como empacadoras o empacadores voluntarios en sus tiendas, incluyendo las Filiales SAM’S CLUB, WALMART EXPRESS (antes SUPERAMA) y BODEGA AURRERA” (SIC).

Y que se mantienen vigentes otros 11 convenios de Vinculación Productiva en el rubro Sistema Voluntario de Empacador de Mercancías vigentes; tres de ellos con cobertura nacional, Comercial City Fresko; Cristal Ejecutivo S.A. de C.V. (Chedraui);  y Administración Soriana, SA de CV.

Sin embargo, no informó de acciones concretas que esté realizando el instituto para lograr convenios o corresponsabilidades con las empresas y devolver los espacios laborales a las personas mayores.

Después de la publicación en diversos medios y de las manifestaciones de empacadores de otros estados han reclamado que fueron echados de la cadena de autoservicio.

Escurdia hace “un llamado a todos los empacadores de la República Mexicana que se unan y que se movilicen; solo así vamos a tocar las fibras sensibles de la población”. Los empacadores ahora están organizados en el Grupo Adultos Mayores Empacadores Voluntarios México.

Este jueves en conferencia matutina se la preguntó sobre el tema al presidente Andrés Manuel López Obrador. A lo que respondió: “Voy a ver, voy a analizarlo, sí, y llamarlos a que ayuden, que contribuyan. Walmart es de los centros comerciales que más vende, entonces ¿por qué no ayudar? Yo creo que lo harían”.

El presidente pidió a Leticia Ramírez de la Oficina de Atención Ciudadana del gobierno federal que revisara el caso.

Reportera. Autora del libro “Nadie les pidió perdón”; y coautora del libro La Tropa. Por qué mata un soldado”. Dirigió el documental “No sucumbió la eternidad”. Escribe sobre el impacto social de la violencia y los cuidados. Quería ser marinera.

Fue educado en escuelas católicas hasta que se volvió ateo. Es huraño y trotamundos. Estudió periodismo y nunca se graduó. Suele tener más fe en las viejas narrativas que en las nuevas. Le gusta escribir historias.

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Relacionado