Homofobia y sexismo, presentes en el panismo guanajuatense, de cara a la elección

16 enero, 2021

Juan Antonio Guzmán, empresario guanajuatense con nexos en la política panista, lanzó mensajes homofóbicos en twitter en contra de un periodista. La fórmula SalimGuzmán también tiene un historial de sexismo y de corrupción

Texto: Martha Silva / PopLab
Imagen de portada: Pinche Einnar

GUANAJUATO. Juan Antonio Guzmán Acosta, empresario y compañero de fórmula de Miguel Salim, precandidato panista a la diputación local por el Distrito V de Guanajuato, emitió un comentario homofóbico contra el periodista Hernán Gómez Bruera. En el inicio de las carreras por un puesto de representación popular, ambos aspirantes han evidenciado posturas contrarias a los derechos humanos.

Nueve años atrás, Miguel Salim Alle, actual diputado del Distrito XXI de León, competía por la presidencia municipal de León y colocó espectaculares misóginos. Se trató de cuatro anuncios con muñecas Barbie, en clara referencia a su contrincante, Bárbara Botello. Finalmente debió retirarlos. La priista, a la postre, salió electa, lo que rompió, al menos ese trienio, una hegemonía de 20 años del PAN en la alcaldía de León.

La fórmula Salim-Guzmán no sólo tiene historia en atacar públicamente a personas con comentarios discriminatorios, también arrastra asuntos por corrupción.

Foto: Especial.

Acusaciones por corrupción

Ambos aspirantes han sido señalados por irregularidades durante su desempeño como funcionarios. En 2013, la Secretaría de la Función Pública suspendió por dos años a Miguel Salim, tras su paso por el ISSEG. Mientras que Juan Antonio Guzmán Acosta «tuvo que renunciar» como observador ciudadano en 2017, luego de otorgar un contrato de obra pública a una empresa de la que es socio.

A propósito del tuit del aspirante a diputado suplente, opinó Juan Pablo Delgado Miranda, director general de Amicus, ONG que defiende los Derechos Humanos. Dijo que esta forma de pensar, pese a ser discriminatoria, es validada por gran parte de la clase política dominada por el panismo.

El especialista reconoció que el mensaje no es sorpresivo; muchos panistas en posiciones de poder realizan expresiones despectivas sin tapujos sobre la población LGBTQ+. Esto se refleja en su bloqueo o por lo menos omisión de políticas públicas que garanticen los derechos humanos.


Este medio intentó contactar al periodista Hernán Gómez para conocer su opinión sobre el tuit, sin embargo no fue posible obtenerla.

Homofobia que no sorprende

«El tuit de Juan Antonio Guzmán no es sorpresivo; es una forma recurrente de actuar y de vivirse por parte de muchos, principalmente hombres, que pertenecen a Acción Nacional y que están en posiciones de poder», dijo el activista Juan Pablo Delgado y para ello mencionó otros dos ejemplos.

Uno fue el de Éctor Jaime Ramírez Barba, cuando años atrás se refirió de manera despectiva hacia las personas trans. El otro ocurrió hace un par de meses y fue protagonizado por el gobernador Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, cuando a la pregunta expresa de que si iba a promover el matrimonio igualitario en Guanajuato, el mandatario surgido del PAN contestó que «él ya estaba casado».

«Estas expresiones son una forma de vivirse y de expresarse que obedece a las circunstancias sociales en las que vivimos acá, donde la homofobia, la misoginia y la transfobia son parte de las actitudes socialmente aceptadas». Así lo expresó el director de Amicus, y destacó que de esta manera validan la discriminación y la violencia hacia las personas LGBTI, lo cual es lamentable.

Respecto al supuesto argumento de «libertad de expresión» usado por algunos para justificar cualquier comentario emitido, el abogado fue tajante: la libertad de expresión como derecho no protege expresiones que sea discriminatorias o que inciten a la violencia o al prejuicio.

«Ninguna persona puede alegar que en uso de su libertad de expresión utilice expresiones homofóbicas». Y agregó sobre Antonio Guzmán:

«Aun siendo suplente es una persona servidora pública en funciones; y al ser una persona que compitió por un cargo de elección popular, que apareció en la boleta y que eventualmente, ante cualquier incidencia que pasara con Miguel Salim, él (Juan Antonio Guzmán) terminaría siendo el diputado». Por ello, su discurso podría ser considerado como uno que incita a la discriminación, al prejuicio, a la violencia, pues viene de parte de una persona que tiene calidad de servidora pública.


El que este tipo de expresiones suceda una vez más solo confirma la hipótesis de que quienes detentan el poder real en Acción Nacional tengan una postura discriminatoria hacia las personas LGBTI.

Estrategia misógina… y perdedora

A finales de junio de 2012 y como parte de las estrategias electorales, se leía «Las barbies son para jugar, tu seguridad NO» en el anuncio espectacular del entonces candidato a la alcaldía de León. Uno de los cuatro mensajes estuvo instalado frente al ahora cerrado restaurant Grand’s, casi en la esquina de bulevar Mariano Escobedo con Malecón. Otro de los anuncios rezaba «Las Barbies son para jugar, no para gobernar».

Foto: especial
Foto: Especial.

Los mensajes generaron protestas desde el mismo día que se instalaron. Activistas feministas y mujeres militantes y simpatizantes del PRI y el PVEM protestaron ante la sede del PAN, afirmando que el mensaje del candidato estaba cargado de misoginia y eran un claro «ataque de género» generado por la desesperación ante una derrota inminente.

En su momento, tanto Miguel Salim como el PAN estatal se deslindaron de la instalación de los espectaculares. Este último aseguró que había iniciado una investigación sobre el tema, del que no informó resultados.

Pero Miguel Salim no fue el único que utilizó la vida privada y la referencias sexistas contra la entonces priista. En 2006, Ricardo Sheffield Padilla, también impulsó una campaña contra su rival, la misma Botello Santibáñez. Sus espectaculares decían: ‘Si Bárbara no pudo unir a su familia, menos lo hará con León’. Esto en referencia al divorcio de la priísta. Así lo reportó una nota de La Jornada del 2012.

Tras perder la elección a presidente municipal en León, Salim Alle recibió observaciones por un desempeño anterior a las votaciones: en 2013 fue inhabilitado 2 años por saltarse al consejo directivo del ISSEG al otorgar franquicias de las farmacias genéricas a particulares.

Acción Nacional, anti diversidad sexual

La hegemonía panista que se ha conservado en el Congreso de Guanajuato desde hace al menos dos décadas mantiene en la congeladora reformas legales dirigidas a reconocer los derechos de la comunidad LGBTTTIQ.
En los últimos siete años se han presentado cuatro iniciativas para reformar el Código Civil del Estado y se reconozca el matrimonio igualitario en la entidad, dos de ellas fueron rechazadas por Legislaturas anteriores y dos más se mantienen en la llamada «congeladora» de la comisión de Justicia que preside la panista Cristina Márquez Alcalá.
Ni las recomendaciones que ha hecho la Comisión Nacional de los Derechos Humanos al Congreso de Guanajuato han sido suficientes para que se abra a discusión la reforma legal que permitiría a las parejas del mismo sexo casarse sin necesidad de tramitar un amparo basados en la jurisdicción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

La CNDH ha señalado que el Código Civil de Guanajuato es inconstitucional y violatorio a los derechos humanos, aunque la postura de la mayoría panista ha sido el silencio.

En la Legislatura LX (2012-2015) la priista Érika Arroyo Bello presentó la iniciativa de Ley de Sociedades de Convivencia, el primer acercamiento para que la legislación local reconociera derechos de la comunidad LGBTTTIQ, pero fue rechazada por mayoría.

Durante la misma Legislatura, en 2014, la perredista Guadalupe Torres Rea presentó la iniciativa de reforma al Código Civil, misma que no prosperó.

En octubre de 2018, a inicios de la actual Legislatura, otro perredista retomó el tema: Isidoro Bazaldúa Lugo planteó nuevamente la discusión de la reforma legal. Morena lo hizo más tarde, en octubre de 2020 con una iniciativa que tampoco ha tenido eco en la comisión de Justicia.

Desde la fracción del PVEM se presentó una iniciativa para crear la Ley que llevaría a que el estado cuente con un Instituto Estatal sobre la Diversidad Sexual que, se propone, sea el responsable de coordinar, promover, apoyar, fomentar, vigilar y evaluar las acciones públicas, estrategias y programas para la comunidad LGBTTTIQ, propuesta que también está sin discutirse.

Este material se reproduce con autorización de PopLab. Consulta aquí la publicación original.

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Relacionado