Leyendo:
Familias denuncian simulación de Tamaulipas en búsqueda de desaparecidos

Texto y foto: Daniela Rea

Las familias denunciaron la inacción del gobierno, las desapariciones de sus hijos y el hallazgo del cuerpo de dos de los desaparecidos, cuerpos que estuvieron año y medio extraviados en el Semefo de Veracruz

Alrededor de 16 familias de Tamaulipas viajaron a la Ciudad de México para denunciar la simulación del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca en la búsqueda de sus desaparecidos.

Los integrantes de la Red Ciencia Forense Ciudadana Milynaly A.C. exigieron que el gobierno de esa entidad se comprometa a realizar dos búsquedas prospectivas por semana, a recuperar e identificar la evidencia forense que estas familias han encontrado a lo largo de seis años de búsqueda en el sur del estado, a solicitar apoyo de organismos como la Comisión Internacional de Personas Desaparecidas de la Haya para tratar los restos que por el nivel de degradación no se pueden identificar.

En conferencia de prensa, las familias denunciaron que el gobierno no ha acatado la ley de Desaparición y sigue sin emitir la convocatoria para designar al Comisionado Estatal de Búsqueda, integrar la Comisión de Atención a Víctimas y su Consejo Consultivo.

Graciela Pérez, mamá de Milynaly Piña y familiar de otros cuatro familiares que fueron desaparecidos el 14 de agosto del 2012 en las carreteras tamaulipecas cuando volvían de un viaje de vacaciones, exigió además al gobierno federal la atracción de los casos de las familias que integran el colectivo.

“La gran mayoría de los casos que estamos denunciando están relacionados y se puede obtener mayor información y unificar criterios de búsqueda, ya que la célula delincuencial que opera es la misma”, dijo en conferencia.

Las familias también extendieron al gobierno federal la exigencia de realizar un análisis a los restos óseos que han encontrado en distintos campamentos y fosas clandestinas en la zona sur del estado. Y pidieron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que la Comisión Nacional de Búsqueda tenga nivel de Secretaría de Estado, de lo contrario, el trabajo y los recursos serán insuficientes para encontrar a las más de 37 mil personas desaparecidas en el país.

Ángeles García Robles dijo que “en nuestras comunidades no existía la palabra desaparecidos y hemos tenido que aprender a pronunciarla y a saber qué significa que tengas un familiar que no aparece”. Ella es madre de Biridiana Mena García, quien fue desaparecida en el 2010 en Aldama, Tamaulipas.

“Ella viajaba de un ejido a Aldama y solo apareció su camioneta volcada. Ella hizo dos llamadas después de su detención, que su camioneta tenía reporte de robo y que no la dejaban salir las autoridades de tránsito de Aldama. Por ello nos dirigimos a Aldama y las autoridades negaron que la hayan detenido”.

Raúl Camargo denunció la desaparición de su hijo Manuel Guadalupe Camargo, quien fue desaparecido el 25 de febrero de 2017 cuando lo bajaron de una motocicleta y se lo llevaron. “Hay un detenido pero dicen que no lo pueden interrogar. Nunca pensamos formar parte de la estadística y ya estamos acá en este lado de la estadística de los desaparecidos”, dijo.

Francisco Camargo también denunció la desaparición de su hijo Francisco Camargo Barragán, que el 2 de enero de 2017 fue secuestrado en Mante, cuando tenía 15 años de edad. “Hemos buscado y encontrado restos, cerca de la casa desapareció, ahí estaban jugando y ya no supe más de él, que fue levantado por una camioneta”.

El 10 de junio del 2013 Áxel López fue extraído de su domicilio, denunció Leticia Aguilar, su madre. En conferencia ella relató que su hijo, chofer de carros de ruta en Mante, fue secuestrado por haber delatado a personas que tenían vínculos con criminales. “Uno se la pasa viendo los videos de la gente que están matando y torturando y es por la necesidad de encontrar a nuestros hijos, para ver si los vemos en esos videos, no porque estemos locos”.

En la conferencia también estuvieron María Luz Domínguez y Margarita Gómez, cuyos hijos Luz Fernanda Reséndiz y Ernesto Camarillo fueron desaparecidos juntos el 14 de octubre del 2014, y las familias recibieron llamadas para exigir un rescate. María Luz relata que ella acudió al lugar acordado con los secuestradores para entregar el dinero, pero éstos nunca aparecieron.

Las familias denunciaron la desaparición de los muchachos a nivel estatal y en el año 2016 a nivel federal. Entonces, el MP les dijo que dos cuerpos con características de sus hijos habían sido encontrados en febrero del 2015 en Pueblo Viejo, Veracruz.

“Los restos los encontraron 4 meses después de que se los llevaron secuestrados, pero a nosotros nos dicen hasta año y medio después que ahí estaban, nos los entregaron finalmente en junio del 2017”, dice María Luz.

Margarita Gómez explicó que desde el mes de febrero del 2015 cuando encontraron los restos, a junio del 2017 cuando los entregaron, los cuerpos estuvieron extraviados en distintas instancias del gobierno de Veracruz.

“A mí me entregaron el cuerpo de mi hijo, le hizo falta la mandíbula, no me lo entregaron completo. Se le alcanzaba a ver el balazo del tiro de gracia que le dieron en la cabeza”, relató Margarita. Ella, además, sufrió la desaparición de su otro hijo Domingo, quien habría sido desaparecido por identificar a uno de los responsables del secuestro de su hermano Ernesto. Hasta la fecha Margarita sigue esperando noticias de Domingo quien ahora tendría 20 años de edad.


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: https://piedepagina.mx“.

Reportera. Autora del libro “Nadie les pidió perdón”; y coautora del libro La Tropa. Por qué mata un soldado”. Dirigió el documental “No sucumbió la eternidad”. Escribe sobre el impacto social de la violencia y los cuidados. Quería ser marinera.

Escribe las palabras a buscar.