El temor de los trabajadores italianos: entrar a una economía de guerra

23 marzo, 2020

El gobierno dio a conocer un decreto para el cierre de todas las actividades no esenciales en el país, pero quedan abiertas 80 empresas alimentarias, de sanidad y call centers, entre otras. Los sindicatos no descartan una huelga general

Texto: Cynthia Rodríguez

Foto: Corriere de la Sera

MILÁN, ITALIA.- Apenas el sábado por la noche el Primer ministro italiano Giuseppe Conte dio a conocer el nuevo decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros, que establece el cierre de todas las actividades consideradas no esenciales en el país, a partir del próximo miércoles, los sindicatos comenzaron la revuelta.

El cierre de las fábricas no esenciales para poder frenar la difusión del Coronavirus en el territorio nacional ha sido objeto de críticas, pues para los sindicatos aún quedarán muchas empresas abiertas que no entran en el decreto.

Además, la medida no coincide con los acuerdos, que según ellos, habían establecido con los representantes de los trabajadores en las últimas reuniones llevadas a cabo entre el Ejecutivo y las partes sociales.

En la larga lista que el Gobierno dio a conocer que ya deben cerrar, queda también una larga lista de actividades que estarán abiertas. En total, son 80 empresas, entre alimentarias, de sanidad, transporte, call centers, personas que se dedican al cuidado de los niños y ancianos, porteros de condominios y otros profesionistas como los periodistas.

Sin embargo, la presión contra el Gobierno de parte de los sindicatos ya comenzó porque dicen estar preocupados por la salud de los trabajadores que aún seguirán trabajando; en el decreto apenas publicado, “Cura Italia”, se protege también a los trabajadores aún sin ir a trabajar.

Los líderes de las tres confederaciones sindicales más importantes del país: Cgil, Cisl y Uil, dieron a conocer, en una nota informativa conjunta, que ellos están a favor de la salud de todos los trabajadores y todos los ciudadanos, por lo que no descartan ir a la huelga general.

El secretario general de la Fim-Cisl, Marco Bentivogli, informó que la decisión de la huelga fue tomada porque se considera que la Lombardía es la región donde son necesarias más medidas resctrictivas y que en este momento crucial para la región y para el país, no deberían de quedarse abiertas tantas actividades.

De ahí que ya haya varias empresas que ya empezaron a organizar paros, según informó el diario Il Sole 24 Ore, como los trabajadores de Leonardo, Ge Avio, Fata Logistic System, Lgs, Vitrociset, MBDA, DEMA, CAM e DAR.

Por su parte, la Confederación general de la industria italiana (Cofindustria), que agrupa alrededor de 150 empresas en el país, reconoció que este cierre representará para ellos una pérdida de 100 mil millones de euros al mes.

“Con el último decreto del coronavirus que para las actividades productivas no esenciales entramos prácticamente a una economía de guerra lo que provocará que perdamos 100 mil millones de euros al mes”, estimó este lunes Vincenzo Boccia, presidente de Cofindustria.

“Sabemos que tenemos que garantizar que los productos lleguen a los supermercados y a las farmacias, pero desde ahora tenemos que considerar también cómo reabriremos y en qué condiciones quedaremos con los trabajadores”, dijo Boccia, en una entrevista desde Roma a un programa de radio, aunque también aceptó que no entendía muy bien la huelga.

En protesta, los trabajadores cruzarán los brazos el miércoles 25 durante 8 horas en la región más golpeada por el coronavirus: la Lombardía.

Por su parte, el gobernador de esta región, la más castigada por los contagios y las muertes, continúa igualmente a presionar al gobierno central para que todas las empresas cierren.

“Yo no quiero ninguna guerra pero es en nuestra región donde se necesitan las medidas más extremas”, dijo Attilio Fontana.

Lo mismo opina el asesor para las cuestiones sociales de la región, Giulio Gallera, quien dijo que han esperado al gobierno central para la toma de decisiones, pero que lo han hecho, desde su punto de vista, tarde

Empresas como Luxótica, dedicada a la fabricación de anteojos y con una presencia internacional en 150 países, ya también decidió parar la producción italiana a partir de hoy.

El ministro del Desarrollo Económico Stefano Patuanelli, aclara por su parte: “No es que estemos cediendo a los industriales, el objetivo común es salvar vidas humanas”.

Avatar
Cynthia Rodríguez

Periodista mexicana radicada en Italia, donde ha sido corresponsal para varios medios. Autora del libro Contacto en Italia. El pacto entre Los Zetas y la 'Ndrangheta, sobre los lazos entre uno de los grupos criminales más antiguos del mundo y uno de los cárteles emergentes más temidos de toda la historia en México. Tiene una maestría en Migración por la Universidad de la Sapienza y otra sobre Combate a la criminalidad organizada y la Corrupción por la Universidad de Pisa.

Relacionado