El normalista que busca acabar con la hegemonía de tres partidos

4 junio, 2021

En Baja California Sur la disputa por la gubernatura es entre Francisco Pelayo Covarrubias, sobrino del exgobernador Marcos Covarrubias, y el normalista Víctor Castro Cosío, quien inició en la Liga Comunista y ahora representa el movimiento lopezobradorista

Texto: Kau Sirenio

Fotos: Isaac Amarillas 

BAJA CALIFORNIA SUR.- Desde hace medio siglo, en esta entidad los las gubernaturas han transitado por representantes de tres partidos políticos: PRI, PAN y PRD. Esta elección, esas organizaciones se aliaron para, juntas, continuar gobernando. Su principal contendiente, un maestro normalista que ha transitado desde el trotskismo, el zapatismo y ahora el lopezobradorismo.

Con dos derrotas a cuesta Víctor Manuel Castro Cosío regresó a la contienda electoral por tercera ocasión para disputar la gubernatura de Baja California Sur por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). El candidato empezó su actividad política con el Grupo de Acción Popular (GAP) de la Liga Comunista cuando aún estudiaba en la normal.

El fin de semana pasado, los tambores se ahogaron con el grito de miles de seguidores en el malecón de La Paz. Castro cerraba su tercera campaña a la gubernatura.

“Soy demócrata desde hace años, que hemos resistido a muchos fraudes electorales. No soy un vulgar ambicioso ladrón, por eso empezamos a luchar desde muy jóvenes para transformar la vida política de este estado”.

Vinieron los aplausos, mientras que el fondo de la bahía se llenó con cientos de luces de los fuegos artificiales que inundaron el cielo y el himno El pueblo unido jamás será vencido de la banda chilena Quilapayún.

Con ese mosaico musical y vitoreo cerró su campaña Víctor Manuel Castró Cosío. Ahora espera que los 563 mil 261 sudcalifornianos salgan a votar este domingo por él y que esta vez sí alcance los votos necesarios para ser el noveno gobernador electo en su estado. 

La competencia por la gubernatura es entre los candidatos de la Coalición Juntos Haremos Historia, de Morena y Partido del Trabajo (PT), y la Coalición PAN-PRI-PRD con el candidato Francisco Pelayo Covarrubias, sobrino del exgobernador Marcos Covarrubias. 

Los otros candidatos son: Andrea Marcela Geiger, por Movimiento Ciudadano, ; Armida Castro Guzmán, del Partido Verde Ecologista de México, ; Adonai Carreón Estrada, del Partido Encuentro Social (PES); Manuel Dersdepanian Skotinopulos, por Redes Sociales Progresistas (RSP), ; Alejandro Lage Suárez del local Partido local BCS Coherente, ; Gabriel Andrade Leyva, de Nueva Alianza, ; Elizabeth Wayas Barroso, por Partido Fuerza Por México,; y el Independiente, Ramón Alejo Parra Ojeda. 

El académico Homero Avilés habla de la importancia de la participación ciudadana este 6 de junio. Destaca el número de candidaturas pero señala que la disputa real es por dos opciones.

“Estamos ante un hecho histórico electoral en Baja California, es la primera vez que hay ocho candidatos a gobernador. Esto no había pasado nunca.  El candidato de Morena tiene una pasado en la lucha de la Izquierda y el candidato de la derecha en este caso tienen un pasado que tienen que ver con el panismo y un sector empresarial y con el actual gobierno”. 

En Baja California Sur, demás de la elección de gobernador se van a elegir  16 diputados locales de mayoría relativa y cinco de representación proporcional, además, se renovarán cinco ayuntamientos: Mulegé, Loreto, Comundú, La Paz y Los Cabos. 

También se votará por  dos diputados federales.

En los primeros años como estado, Baja California fue gobernado por PRI, PAN y PRD. Tuvo cuatro gobernadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI); de 1999 a 2011 el PRD y los dos últimos del Partido Acción Nacional (PAN). Ahora esas organizaciones van juntas  para intentar que no llegue el candidato de Morena, Víctor Manuel Castro Cosío. 

Con un doctorado por la Universidad de San Nicolaíta de Michoacán, Homero Avilés habla del origen del gobernador:

“Lo interesante de todo esto es que, desde la década de los 70, la clase política que se montó en el poder, hacen la política de enroque para mantenerse en el poderSolo hacen cambios en los puestos claves o en los espacios de secretaría de Estado, esto va a suceder con el gobierno del primer gobernador. Después aparece Alberto Andrés Alvarado Aramburo, luego Víctor Liceaga Ruibal y lo releva Guillermo Mercado. Lo que se percibe es que el poder está distribuido o cooptado por familias. Esto lo podemos señalar hasta de cacicazgo”.

Trotskista, zapatista, lopezobradorista

Víctor Manuel Castro Cosío estudiaba en la Normal Urbana de La Paz, para maestros de primaria, ahí conoció a Mirna Verdugo Silva, Omar Castro Cota y otros compañeros con quienes organizaron actividades políticas para visibilizar las problemáticas de los colonos, a través del Grupo de Acción Popular.

Pasó de trotskista a zapatista, sin olvidar el sindicalismo magisterial, pero dejó de lado el movimiento social cuando pasó a ser funcionario en la Secretaría de Educación Pública de Baja California Sur. En 1994 formó parte del Frente Zapatista de Liberación Nacional por la defensa de los pueblos indígenas.  

En entrevista, Castro Cosío explica el impacto del zapatismo en su vida:

De Zapatismo lo explicó así: “Ahí fue donde decidí mi vida política. Me opuse a que el Estado aplastara violentamente la lucha de los compañeros indígenas, sigo pensando que nos falta en este país la integración de los pueblos indígenas. Todavía tenemos una deuda con ellos. Por eso formé parte del equipo en defensa por la paz y no a la violencia en Chiapas, de ahí surgió el Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN) como brazo político del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)”. 

El candidato de Morena, Castro Cosió, también habló sobre su lucha en el movimiento magisterial:

“Fui fundador de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, con mucho orgullo porque fue en un periodo de lucha en contra del autoritarismo y la antidemocracia que vivíamos en el SNTE”.

De 66 años, el profesor normalista se especializó en la Escuela Normal Superior de México en civismo y estudió historia en la Universidad Autónoma de Baja California Sur. Desde que egresó de la Normal Urbana se desempeñó como profesor de primaria y secundaria. 

La profesora jubilada Mirna Verdugo Silva conoce el pasado de Castro Cosío desde su etapa como estudiante en la Normal Urbana de La Paz: “Cuando fundamos el GAP, éramos estudiantes interesados en mejorar las condiciones sociales en Baja California Sur. De alguna manera el movimiento del 1968 nos había impactado mucho. Ese fue el detonante que nos llevó a formarnos ideológicamente”.

El trabajo que hacían los noveles izquierdistas se centraba en las colonias populares: “Los colonos carecían de tierra, de servicios públicos, además de que sufrir los atropellos de gobierno, les quería quitar las posesiones y reubicarlos a la zona marginada, para vender esos terrenos” explica la veterana sindicalista en La Paz. 

Al egresar de la Normal Urbana de La Paz, Víctor Castro Cosío ingresó al magisterio y se fue a trabajar a la escuela primaria Pablo L. Martínez de la Ciudad Constitución, en el Valle de Santo Domingo. Así empezó el recorrido del maestro sindicalista en toda la península de Baja California Sur.

Dos años después de la conformación del GAP, ya como profesores los normalistas siguieron con el estudio en la izquierda. “En 1975, nos incorporamos al Grupo Comunista Internacionalista (GCI), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UAM), en el Distrito Federal. La idea de ir formando un agrupamiento de jóvenes con filiación trotskista”. 

La profesora jubilada cuenta paso a paso la vida política sindical de los fundadores del GAP que se incorporó después al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

“Como maestros seguimos en la organización de trabajo; pero ahora, la lucha era democratizar la sección III del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de Baja California Sur”, recuerda Mirna Verdugo.

el grupo magisterial, que era dónde estábamos todos los maestros que nos estábamos construyendo en el PRT. 

El Grupo de Acción Popular se transformó en la Corriente Democrática (CD) al interior de la sección III del SNTE. La nueva expresión magisterial surgió en 1978, en el Valle de Santo Domingo por ser el núcleo más grande de maestros; además, Víctor Castro, trabajaba en Ciudad Constitución, y era dirigente sindical de las delegaciones sindicales. 

“Ahí, empezamos a dar la lucha contra el charrismo sindical al interior del SNTE y contra lo que era la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado (FTSE), porque el SNTE pertenecía ahí. Nuestra demanda eran guarderías, por la clínica del ISSTE, por el aguinaldo, por mejores condiciones de vida. La lucha fue fundamental por la que surgió ese agrupamiento, fue porque al interior del SNTE en ese momento estaba en el poder vanguardia revolucionaria y no existía lo que nosotros consideramos la democracia sindical” recapitula Mirna.

La gota que derramó el vaso dice la maestra jubilada, fue el cambio de adscripciones en la península. “Nos bloqueaban las solicitudes, no nos tomaban en cuenta en la dirigencia de la sección III del SNTE. Tampoco había recategorización. Cuando queríamos acceder a las plazas de secundaria, en las normales superiores, tampoco teníamos acceso, por eso surge el bloque como una alternativa para luchar por democracia sindical y más salario, así la denominamos nosotros”.

En 1987, Víctor Castro Cosío fue candidato del PRT a gobernador. Después intentó ser diputado y presidente municipal de La Paz, pero no logró los votos necesarios. Las candidaturas a gobernador y el trabajo sindical le permitieron al aspirante morenista recorrer palmo a palmo la península de BCS.

Asegurara que impulsará un plan hídrico en todo el estado. Sin agua, no habrá desarrollo económico ni social, advierte. Tenemos que hacer el esfuerzo para diseñar una política hídrica porque es un asunto de seguridad de Estado. Tenemos que trabajar de la mano con la Secretaría de Turismo para fortalecer el turismo, pero también hace falta ampliar las vías de comunicación, por eso hemos pensados en aeropuerto en un Santa Rosalía y en Guerrero Negro”. 

La exdirigente de la sección III del SNTE Mirna Verdugo Silva habla de la separación de Víctor Castro después que el partido en que se cobijaron durante casi 20 años perdiera el registro. Explica que los miembros del PRT trazaron una nueva ruta, un grupo conformó un movimiento con Cuauhtémoc Cárdenas. Mientras que el grueso del magisterio se fue a fundar el Partido de la Revolución Democrática (PRD), entre ellos Víctor Castro Cosío. 

Con el triunfo de Leonel Cota Montaño por el PRD, el profesor normalista se convirtió en secretario de Educación estatal, de 2001 a 2004.

Al dejar la SEP de Baja California Sur, gana la alcaldía de La Paz en 2005, en ese lapso fue diputado federal de 2009 a 2012. Diez años después se inscribió como candidato a gobernador por Morena donde alcanzó el 6 por ciento de los votos. 

Castro Cosío dirigió la sección III de la CNTE. Fue parte del comité ejecutivo seccional.

El candidato puso dedo en la llaga en el tema de la corrupción: “Es delito grave, que pone a pensar a más de cuatro porque si sorprenden a alguien ya no tiene derecho a fianza. El que le robe el patrimonio del Estado se le consigne y se le castigue conforme a la ley, por un lado; y la otra es la transparencia, la rendición de cuenta, si se le confía a la persona solo se le pide que transparente la compra. En la corrupción no voy a batallar porque si soy honrado no voy a permitir unos sinvergüenzas en mi gobierno” .

Sin titubear Víctor Castro habla de la conciliación del zapatismo con Morena: “Son dos lógicas. La lógica de Morena es la construcción pacífica de la democracia y la confrontación con el sistema económico neoliberal. Mientras que el FZLN, más bien del EZLN, es un movimiento armado que considera que es necesario derrumbar las instituciones tradicionales. No irlas reformando transformando, sino un cambio profundo del país, pero desde la perspectiva del movimiento de masa para cambiar el modelo de desarrollo económico”. 

Agrega: “Yo creo que en el camino nos vamos a encontrar. Que los compañeros van a optar por la vía pacífica y se van a incorporar porque así lo demanda la historia en todo el mundo. En todos los movimientos militares guerrilleros o los movimientos armados, porque la sociedad quiere una transformación por esta vía, la vía pacífica electoral”.

El candidato a gobernador fue electo senador de la república en 2018, cargo que dejó cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador lo nombró encargado de la delegación de desarrollo de Baja California Sur. 

Periodista ñuu savi originario de la Costa Chica de Guerrero. Fue reportero del periódico El Sur de Acapulco y La Jornada Guerrero, locutor de programa bilingüe Tatyi Savi (voz de la lluvia) en Radio y Televisión de Guerrero y Radio Universidad Autónoma de Guerrero XEUAG en lengua tu’un savi. Actualmente es reportero del semanario Trinchera.

Relacionado