Leyendo:
El fracking, riesgo latente mientras no se prohíba

El propio presidente asegura que en su gobierno no se hará “fracking”, una nociva técnica para la extracción de gas. Pero la controversial técnica sigue permitida mientras no exista una prohibición legal, aseguran activistas. En San Luis Potosí denuncian que el actual gobierno está permitiendo la extracción de hidrocarburos con este método

Texto: José Ignacio De Alba y Daniela Pastrana

Fotos: Duilio Rodríguez

“El problema de que el presidente diga que ya no se hará el fracking es que se deja de hablar del tema, como si ya estuviera resuelto”, asegura en entrevista Claudia Campero, de la Alianza Mexicana Contra el Fracking.

Desde la campaña para a la presidencia el presidente Andrés Manuel López ha reiterado en diferentes ocasiones que su gobierno no hará fracking. Pero un mes después de que tomara posesión como presidente la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) no encontró impedimentos legales para otorgar permisos de fracking en Veracruz.  

El comisionado presidente de la CNH Gaspar Franco dijo en una mesa de trabajo: “A veces se habla de prohibir el fracking o el fracturamiento hidráulico, pero hasta el momento, el marco legal permite que al operador le otorguemos autorización de que haga los trabajos”.

Algunos días después el comisionado Franco renunció por motivos personales al cargo.

Pero nada ha cambiado en la legislación para que el fracking se prohíba. En mayo de este año la Coordinadora de Organizaciones Campesinas e Indígenas de la Huasteca Potosina denunció que la CNH aprobó que Petróleos Mexicanos realice pozos en 18 municipios de San Luis Potosí “por medio de expansión de rocas e inyección de fluidos”.

La técnica, relativamente nueva, se emplea para extraer gas natural de yacimientos petroleros por medio de inyección de millones de litros de agua y químicos tóxicos para fracturar piedras.

Diversos países con sólidas normativas ambientales como Nueva Zelanda, Alemania o Suiza prohíben el fracking; otros como Estados Unidos extraen tanto que exportan gas a otros países como México.

La activista Claudia Campero piensa que se debería cambiar a “un modelo energético que deje de depender de combustibles fósiles”, Campero asegura que los daños causados por el fracking son irreversibles, agotan recursos escasos como el agua y deterioran la vida en comunidades.

Afectaciones de la compañia Oleorey y su filial PTB, socia de la empresa mexicana PEMEX, en la zona de tierra blanca y Papantla Veracruz, México. Foto: Duilio Rodríguez.

Actualmente hay cuatro iniciativas en las Cámaras –tres en la de diputados y 1 en la de senadores –curiosamente ninguna de Morena- para prohibir el fracking.

Las propuestas fueron hechas por el Partido Acción Nacional, el Partido del Trabajo, el Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano. En todos los casos las modificaciones a la ley se hace referencia al cuidado del medio ambiente. Pero ninguna de las propuestas ha prosperado, el asunto no es prioridad legislativa aseguran las organizaciones no gubernamentales. “La agenda legislativa tiene sus prioridades”, resume Campero.

Para Francisco Cravioto, perteneciente a varias organizaciones contra el fracking como la Coordinadora de Organizaciones Campesinas y la Asamblea de Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental, el gobierno de López Obrador juega con la ambigüedad del término fracking.

El activista explica que el fracking es un término sobre todo político porque existe una gran variedad de formas de estimular pozos; cada empresa varía los procedimientos, todas asegura Cravioto muy nocivas. Así que el gobierno, bajo su criterio, puede decir que no hace fracking.

La principal empresa que ha hecho fracking en México es Pemex. Cravioto dice en entrevista que las políticas públicas del país llevan varios años encaminadas a depender cada vez más de los hidrocarburos. Explica que hasta las plantas para la generación de energía eléctrica se utilizan gas.

El activista asegura que toda la política energética debería empezar por la reducción de consumo energético, la utilización de fuentes de energías limpias, que sea una generación “local, a pequeña escala y renovable”. El ideal, dice Cravioto, sería construir comunidades autosustentables y alejarnos de la lógica de los Megaproyectos.

Para Cravioto “Andrés Manuel tiene una postura política, pero sus políticas públicas están encaminadas en otro sentido”.

Contenido relacionado:

Titular de la Comisión Nacional de Hidrocarburos renuncia; en febrero abrió puerta al facking

Fracking no… pero sí

Fue educado en escuelas católicas hasta que se volvió ateo. Es huraño y trotamundos. Estudió periodismo y nunca se graduó. Suele tener más fe en las viejas narrativas que en las nuevas. Le gusta escribir historias.

Quería ser exploradora y conocer el mundo, pero conoció el periodismo y prefirió tratar de entender a las sociedades humanas. Dirigió seis años la Red de Periodistas de a Pie, y fundó Pie de Página, un medio digital que busca cambiar la narrativa del terror instalada en la prensa mexicana. Siempre tiene más dudas que respuestas.

Escribe las palabras a buscar.