El candidato sin registro que venció a los partidos

10 junio, 2021

Ningún partido lo quiso como candidato, entonces Édgar Palomino eligió tocar puertas, repartir papelitos con su nombre y pedir a los votantes que lo escribieran en el espacio en blanco de la boleta electoral. Obtuvo más votos que cualquier candidato registrado y ganó la alcaldía de Curcupe

Texto: Reyna Haydee Ramírez

Foto: Cortesía Edgar Palomino

CUCURPE.- Tocó las puertas de algunos partidos, otros lo buscaron a él, pero ninguno lo quiso como candidato a alcalde, es más algunos lo engañaron, le dijeron sí y a la mera hora lo bajaron. Édgar Palomino, de 34 años, ya se había resignado a esperar al próximo proceso electoral, pero su suegro tuvo una idea genial. Y el pueblo lo animó.

A principios de abril, el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPyC) cerró el plazo para registrar candidatos a presidentes municipales en Sonora. Fue cuestión de días para que en Cucurpe se enteraran que Édgar no estaría en la boleta, algunos empezaron a preguntar, a externarle su inconformidad y sobre todo a darle ánimo para buscar una alternativa.

Faltaban 19 días para la elección del 6 de junio y así, agüitado, llegó a la casa de su suegro, un herrero, ranchero sonorense de 58 años, que estaba en el porche tomando café. Édgar se sentó con él.

—Ya no se pudo—, le dijo Édgar, muy triste.

Su suegro lo escuchó, tranquilo, y entre sorbo y sorbo de café, le dio la solución:

—“Oye pues, viene un recuadrito en blanco ahí, ¿qué no?

Y se aventó.

14 días de campaña

En 14 días alcanzó a recorrer la mitad de Cucurpe. Tocó las puertas de 170 casas, lo recibieron en todas.

Su esposa Karina hizo 150 planas con su nombre a máquina y luego los recortó. En cada casa dejó un papelito con su nombre completo: Édgar Aarón Palomino Ayón.

Directo les explicaba su situación y les pedía escribir su nombre tal cual en el recuadro en blanco de la boleta de la elección de ayuntamientos.

—Yo traía entre mis papeles una muestra de boleta, de procesos anteriores y hacía hincapié del recuadro en blanco, y entregaba papelitos con mi nombre completo.

—Me preguntaban si era legal, les decía que sí, que me asesoré. Y confiaron en mí.

Catorce días, de 6:30 de la mañana a 10 de la noche.

—Se iba de madrugada, solo, con los papelitos y una botella de agua—, explica Karina.

—Eso sí, respetaba la siesta de media tarde—, aclaró él.

A 36 grados centígrados. Casa por casa. Algunos vecinos le invitaron café, agua, convivió con ellos y platicó de las necesidades del pueblo y hasta de su deporte favorito, el béisbol. Porque es abogado y deportista. Y tiene carisma.

—Se gana rápido a la gente, con todo mundo platica, a todos saluda—, dice su esposa.

—Es un pan de Dios, muy servicial, por eso puede ser que la gente lo apoyó, a mí me parecía difícil.

Ella le dio ánimo, pero lo dejó ir solo a pedir el voto porque hace apenas ocho meses se estrenaron como papás de un par de gemelos.

“Tú puedes, nada pierdes”, le dijo.

Y los papás de él también lo apoyaron:

“Si tú te quieres echar el paquete, adelante, te apoyamos”, le dijeron.

En el pueblo hay alrededor de 300 con cerca de mil habitantes, ubicado a 136 kilómetros al norte de la capital, Hermosillo. 

Partidos de puertas cerradas

Édgar inició su carrera como servidor público en 2009, entró como regidor propietario en una planilla del PAN. Nunca fue militante, pero con ese partido ocupó varios cargos entre 2009 y 2021, fue secretario municipal y contralor.

Con 12 años de servicio público pidió oportunidad al PAN de ser el candidato a alcalde. Le dijeron que no.

—No me dieron el apoyo, entonces se acercan personas de Morena, me ofrecen ser su candidato, acepté, hago mi registro en la plataforma nacional.

—Y cuando el partido publica la lista de sus candidatos, ¡No aparecí!—, cuenta sorprendido.

Se acercó al PT y no tuvo respuesta. El PRI se le acercó, pero por cuestión de género eligieron a una mujer. Y el PES le dijo que sí, pero lo retiró de la lista.

“Y nos quedamos sin registro”, explica. “Uno piensa que necesita a un partido”.

Lo que fue una idea al aire, de su suegro, tuvo eco en el pueblo. 

La elección de ayuntamiento en Cucurpe tuvo 662 votos. Y de esos, 322 ciudadanos pusieron el nombre completo de Édgar en el recuadro en blanco. Otros 7 lo pusieron también, pero en la boleta de diputado federal.

El candidato del PAN recibió 288 votos. El de Morena 24, el PRI, 9, y el PT, 6.

Relacionado