Etiquetas claras en alimentos, sólo el primer paso

4 octubre, 2019

La Cámara de Diputados aprobó que las etiquetas de los alimentos procesados muestren de forma clara las sustancias dañinas que contienen para proteger la salud. Lo siguiente es regular su aparición en la publicidad infantil y tener una mayor oferta de alimentos naturales

Texto: Vania  Pigeonutt

Fotos: María Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO.- Los diputados aprobaron señalar con etiquetas claras en los alimentos cuáles son las sustancias que contienen para proteger la salud alimentaria; ahora deberían regular su aparición en la publicidad infantil y legislar para ofrecer alimentos menos procesados, apunta la organización el Poder del Consumidor.

“En Chile, después del etiquetado, la industria también tuvo otro papel en la elaboración de sus productos: la disminución de azúcares, sodio, calorías, grasas saturadas, tener un mercado que ofrezca productos más favorables”, explicó Paulina Magaña Carbajal, investigadora del Poder del Consumidor.

La Cámara de Diputados aprobó esta semana reformar la Ley General de Salud para colocar etiquetas frontales en alimentos y bebidas no alcohólicas. Con 458 votos a favor y tres abstenciones, los legisladores avalaron que la información sea muy visible y de fácil entendimiento.

También, aprobaron programas para promover alimentos nutritivos. El objetivo es que las personas tengan claridad de loq ue consumen Y combatir la malnutrición, la obesidad y enfermedades relacionadas con el sobrepeso, como la hipertensión y la diabetes.

Protección a niños

En opinión de la especialista, los legisladores ahora deberán discutir sobre la publicidad dirigida a niños y la regulación de alimentos chatarras en las escuelas. Además de revisar los impuestos a las refresqueras y empresas que elaboran frituras y productos ultraprocesados, con altos contenidos en grasas saturadas y calóricos.

La reforma aprobada por los diputados a la Ley General de Salud aún debe ser analizada en el Senado.

De forma paralela, señala la nutrióloga, el gobierno mexicano debe ajustar la norma 051, cuyo etiquetado actual depende de las Guías Diarias de Alimentación, propuestas en 2014 por las empresas alimentarias, y que sólo detallan la cantidad de energía, número de calorías y determinados nutrimentos como grasa saturada, azúcares y sodio.

Este cambio, que sólo puede hacer la Secretaría de Salud, deberá advertir la cantidad de azúcar o valores nutrimentales que contiene cada producto y que son nocivos para la salud.

“Es todo un sistema alimentario. Las medidas deben ser integrales. Es un sistema complejo desde la producción. Darle este valor a los productos naturales y reemplazar productos ultra procesados. Restringir el acceso a estos productos procesados y pensar en modificar esta oferta”, dijo.

Pocos entienden las etiquetas

Magaña Carbajal dio en entrevista un dato importante: sólo 14 por ciento de la población entiende el etiquetado actual. En cambio el tipo de etiquetado aprobado el martes ya fue implementado en Chile, en Perú y próximamente, en Uruguay, con resultados favorables: 92 por ciento de la población en Chile lo entiende. 

“Es un etiquetado de advertencia, hay valores, indicaciones de los nutrimentos que provocan esta obesidad, si los comemos en exceso como azúcares, grasas saturadas, el sodio, provocan hipertensión. Las calorías son componentes que tienen un impacto directo en la salud, en el sobrepeso y obesidad”.

Para la especialista, las advertencias al consumidor le permiten decidir de forma consciente.

“De entrada, ya tienes la información, que hasta este momento no se tiene de manera clara. Tienes herramientas claras para saber sobre tu consumo. Estos etiquetados al ser más fáciles son más entendidos por la población en general, y por los niños”.

La falta de claridad en las etiquetas, destaca la nutrióloga, contribuye a que México tenga el primer lugar en Latinoamérica en consumo de productos procesados, y el cuarto en todo el mundo.

En la discusión legislativa a favor de la propuesta impulsada por la bancada de Morena, los diputados dieron algunos datos: en México siete de cada de 10 adultos tiene obesidad o sobrepeso, y los niños ocupan el primer sitio a nivel mundial en obesidad.

“No es la única medida que se debe tomar, pero es un primer paso para hacernos responsables de lo que estamos consumiendo”.

Contenido relacionado:

La omnipresencia de la industria alimenticia en las políticas públicas

Una calculadora para descifrar etiquetas

Una fábrica de niños gordos


Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Relacionado