Leyendo:
Científicos y ONG cuidarán la calidad del aire en la Ciudad de México

Texto y fotos: Arturo Contreras Camero

Para garantizar la imparcialidad en la revisión de verificentros de la ciudad, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental ayudará a su análisis como un órgano independiente. Este es el primer paso para replantear las directrices de cuidado ambiental en la capital del país.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental, Cemda, será el encargado de revisar las acciones judiciales que desde hace unos años mantienen cerrados varios verificentros de la capital del país.

Este miércoles, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum anunció que se revisarán las cancelaciones a más de 50 verificentros de la ciudad que se realizaron durante la administración pasada de Miguel Ángel Mancera.

Para ello, Cemda funcionará como un organismo autónomo que ayudará a dar claridad, desde la perspectiva ambiental y jurídica, sobre las causas de los cierres y la posible reapertura de algunos de estos centros.

Cemda es una organización no gubernamental que trabaja por el medio ambiente en todo el país y que desde hace 25 años ha brindado asesoría legal a pueblos en contra de megaproyectos de desarrollo, así como en la creación e implementación de políticas para fomentar la calidad del aire.

“Queremos que en este proceso hacer un comité donde intervenga también el Estado de México y otros científicos que también presentaremos el día de mañana, para que fortalezcamos el programa de verificación, su objetivo ambiental”, dijo este jueves la jefa de gobierno.

La intención del centro va más allá solo de mejorar las condiciones de la verificación vehicular y que ello ayude a garantizar una buena calidad de aire en la ciudad. Buscan trazar una ruta a futuro de hacia dónde debe ir la verificación vehicular; fortalecerla técnica y jurídicamente, explicó el director del centro, el doctor Gustavo Alanís.

“Yo creo que parte del chiste es recobrar la confianza ciudadana en instrumentos como la verificación, porque la gente lo ve como algo estorboso, como algo molesto, y hasta como algo corrupto”, aseguró después de la conferencia de prensa en la que se dio el anuncio.

Este primer acercamiento del gobierno con una organización de la sociedad civil busca analizar con detalle los motivos y las bases por las que se dio la cancelación de permisos.

Plan integral a favor del aire

La intervención del Cemda con el gobierno se va a enfocar, en una primera instancia, en la revisión de los cierres de los verificentros, sin embargo, de acuerdo con el doctor Alanís, pretenden crear un sistema integral de cuidado del aire en toda la metrópoli del Valle de México.

“Tenemos que tomar en cuenta las implicaciones que tiene la mala calidad del aire en la Ciudad de México, pongo un ejemplo, el ausentismo laboral que se da con mucha frecuencia, y no sólo eso, sino los costos asociados que se derivan de eso”, dijo Alanís.

Este trabajo, anunció la jefa de gobierno, va a ir acompañado de una revisión al Programa de Calidad del Aire, que se ha planeado en la ciudad desde hace dos décadas y abarca un periodo de 10 años, próximo a cumplirse en 2020, lo que obliga al gobierno a diseñar uno nuevo.

En el replanteamiento del Proaire, participará el CEMDA y será coordinado por el Centro Mario Molina, que busca integrar una mesa técnica y científica de experto.

“Estamos en el proceso de invitar a distintas instituciones académicas y organizaciones civiles para el fortalecimiento al Proaire y que pueda estar listo en este mismo año”, aseguró la jefa de gobierno.

La idea de crear una mesa técnica recuerda a la creación del centro Mario Molina en 1998, tres años después de que el científico mexicano ganara el premio nobel Nobel de química. En ese entonces, bajo su coordinación, se estableció un grupo de científicos de la zona metropolitana, en la que participó la jefa Sheinbaum y que definió algunas medidas para disminuir la contaminación en la ciudad.

Para este proyecto se busca la asistencia del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para organizar un seminario con 300 científicos que establecerán las bases para un nuevo proyecto de cuidado ambiental.

Las verificaciones de automóviles y otros mecanismos medioambientales se empezaron a incorporar como políticas de la ciudad en 1990, ya que la década anterior el incremento del parque vehicular y el uso de gasolinas con alto contenido en plomo habían sumido a la capital en una de las peores crisis de contaminación en su historia.

Publicaciones relacionadas:

La CDMX auditará verificentros automotrices


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: https://piedepagina.mx“.

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Escribe las palabras a buscar.