Campañas políticas; mentiras y videos de cara a las próximas elecciones

7 marzo, 2021

Con producciones audiovisuales costosas  la televisión era el medio mas poderoso para convencer electores, en cambio ahora con las redes sociales no basta con hacer buenos videos sino demostrar con hechos buenos resultados y cercania con la gente

Por Duilio Rodríguez / @duiliorodriguez

En unos meses habrá elecciones en México, los candidatos y líderes de los partidos ya comenzaron a utilizar todos los recursos a su alcance para convencer a sus posibles electores. Abundan videos, fotografías y memes en redes sociales.

Algunos panistas crean su propia estrategia, y los aglutinados en Va por México, que no es más que la unión del PRI PAN y PRD, utilizan lo que sea para posicionarse con los ciudadanos.

Destacan los videos que parecen casuales y sin mayores pretensiones visuales, como los de Diego Fernández de Ceballos, y por otro lado los de Ricardo Anaya, que tienen una narrativa visual que  pretende hacer denuncia social.

Por supuesto, crear estrategias audiovisuales de ficción no es nuevo; solo hay que recordar cómo se promocionó Enrique Peña Nieto en 2013 con los spots “Mover a México”; producciones que incluían a jovenes haciendo parkour, tomas de acción y secuencias en cámara lenta, videos realizados por directores de cine y bajo la producción de “el Mall”, un estudio que dirigía el productor de Televisa Pedro Torres, que en ese momento hacia spots al mejor postor.

Entre 9 y 10 millones de pesos se gastaron por video, según reportó el medio digital Animal Político en aquel momento.

También hay que recordar las campañas sucias del PAN para llevar a la Presidencia a Felipe Calderon. En su caso utilizaron a un publirrelacionista experto en mercadotecnia de nombre Antonio Solá que inventó la famosa frase “AMLO es un peligro para México”. En este caso la producción del spot no era sobresaliente, pero fue un mensaje muy efectivo para convencer a los electores de no votar por Andrés Manuel López Obrador. En el video se escuchaba una voz en off que decía: 

–Éste es el segundo piso de Andrés Manuel López Obrador–,  mientras se veían unas manos apilando unos ladrillos mal acomodados; luego la voz preguntaba:

–¿Cómo lo construyó?

–Endeudándonos.

–¿Y cómo pago las pensiones? 

–Endeudándonos triplicó la deuda.

La imagen terminaba con el derrumbe de los ladrillos y la trillada frase del peligro para México.

Ahora con las elecciones que vienen, los de la alianza PRI- PAN-PRD o su alianza Va por México utilizan una imagen del campo tomada de una agencia de fotografía de las que suelen idealizar las escenas con modelos y paisajes perfectos. En cuanto salió la foto de campaña de la alianza donde aparecía un supuesto campesino, las reacciones en redes sociales surgieron de inmediato. “Es verdad googleas farmer y aparece el campesino que va a apoyar el Sr. X” o “La imagen del campesino de Va por México, nada más lejano a la realidad” o “La alianza PRI-PAN-PRD desconoce completamente el México que quiere gobernar, tanto que hasta blanquean a los campesinos en su propaganda” fueron algunas de los cuestionamientos que aparecieron y se repitieron en Twitter.

Imagen de campaña de Va por México.

El caso del PAN con Ricardo Anaya es de llamar la atención. El excandidato a la presidencia anunció en un video publicado en su cuenta de Twitter que recorrería el país para conocerlo y con ello intentar contender para la presidencia en 2024. Sus videos cuentan con escenas diversas, están bien editados y subtitulados como si se trataran de entregas periodísticas pero sin la utilidad social que tiene el periodismo, en este caso no son más que una serie de selfies en distintos lugares de México que solo sirven para su autopromoción. 

Videos que no convencen que Anaya tenga un interés genuino por los problemas de la gente con la que platica; se limitan a mostrar temas obvios de desigualdad, pobreza, salud y seguridad que desde hace décadas enfrentan millones de mexicanos y que en buena medida propiciaron los gobiernos de su partido.

Hace unos días Proceso publicó que Ojiva Consultores recibió por lo menos 3 millones de pesos cuando Anaya fue candidato a la Presidencia; ahora esta empresa es la encargada de las redes sociales de Anaya, y de Diego Fernández de Ceballos. 

Quien sea que le haga la producción al excandidato presidencial debería saber que  sus selfie- video-historias no van más allá de mostrar sucintamente a uno que otro ciudadano con los que notoriamente hablaron antes de grabar las escenas. El resultado no aparenta ninguna espontaneidad; alterna clips que bien pueden ser dentro de su auto o parado frente a la panorámica de una ciudad culpando a AMLO de todos los males, o sea un guión que no sorprende a nadie que realmente conozca lo cotidiano. 

Por supuesto, los memes de Anaya comiendo un taco “por primera vez” o las críticas en redes a sus videos están muy presentes en redes sociales. Mensajes como: “Ricardo Anaya y estrategas no se dan cuenta de lo básico: la mayoría de la gente repudia que políticos se den ‘baños de pueblo’ cuando éstos son ajenos a sus problemas” o “Pésima campaña con patético actor”.

Tomada de la campaña de Ricardo Anaya en twitter.

Otro actor político, el exsenador Samuel García, candidato a la gubernatura del Nuevo León por el partido Movimiento Ciudadano, empezó a hacerse viral en redes sociales con un video en el que aparecía como un machito que reprendía a su pareja por enseñar una pierna, o dando una entrevista donde hablaba de lo difícil que había sido su juventud cargando los palos de golf de su padre.

En otro más reciente, aparece García impecablemente vestido reconociendo que en esos vídeos donde salía paseando en lugares exóticos o con su esposa se mostraba a sí mismo frívolamente, y que esa imagen no representa lo que es realmente y que ahora le toca mostrarse como un hombre serio y comprometido por hacer de México un mejor país.

Si lo pensamos un poco, su estrategia no es nada despreciable, la idea mercadológica de primero hacerse viral por sus tonterías y ahora mostrarse como un hombre serio y arrepentido puede engañar a uno que otro elector.

Tomada del Twitter  de Nayo Escobar.

Y para rematar, reaparece en escena Diego Fernández de Ceballos, ahora en redes sociales con un vídeo que más o menos dice que a sus ochenta años sigue siendo joven de corazón  y que se dirige a la juventud mexicana para advertir de los peligros y oportunidades que enfrenta la mocedad.  Aparece fumando un puro, con la barba impecablemente recortada y vestido a talla, y promete que hablará mucho y guiará a la juventud. 

Ya veremos qué más nos muestran los publirrelacionistas de Fernández de Ceballos en estos meses donde hay que ganar electores y opositores a AMLO.

De Morena mejor ni hablar. Si existe algún video promocional no lo recuerdo, seguramente por su poca relevancia. Sin embargo, en la mañanera AMLO aprovechó la reactivación mediática  de Diego Fernández de Ceballos para mostrar el video del debate que sostuvo con él hace 20 años, aquel en el que asegura que Diego siempre aparece para hacer el trabajo sucio al régimen.

Captura de pantalla del video debate entre AMLO y Diego Fernández de Ceballos.

Si algo hay que reconocerle a la oposición PRI y PAN es que invierten mucho dinero en mercadotecnia y ficción para posicionarse con los electores, ya veremos si logran convencer a la gente con vídeo spots e imágenes, pues aunque a veces se nos olvide ellos también gobiernan actualmente en México y los resultados de su gestión no son para nada satisfactorios. Así que cada vez que vean un nuevo video spot, recuerden los que se mandaron hacer Peña y Calderón, cuánto se gastaban en ellos y si en realidad su paso como gobernantes fue algo benéfico.  

Ojalá el dinero que se gasta ahora en promoción de candidatos se invirtiera en seguridad, educación, salud y muchas otras cosas apremiantes.

Fotógrafo, editor, interesado en arte, cine, arquitectura, literatura, la escalada en roca y de los deportes en general, menos el futbol. duiliorodriguez.com

Relacionado