América Latina impulsa cambios en la agricultura por cambio climático

9 diciembre, 2019

En Cumbre climática COP25 la región busca impulsar modificaciones en las formas de producción agrícola, para cuidar el medio ambiente. México se sumó a la iniciativa

Texto: IPS Internacional / Emilio Godoy

Foto: Archivo / Consuelo Morales Pagaza

MADRID, ESPAÑA- Una Plataforma de Acción Climática en Agricultura (Placa) fue lanzada por América Latina y el Caribe para impulsar la colaboración internacional en la materia, en el marco de la COP25.

Dentro de la la 25 Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se realiza desde el 2 de diciembre en esta ciudad, se desarrolló una jornada especial dedicada a la agricultura, la ganadería y la actividad forestal.

El objetivo de la Placa es coordinar y potenciar soluciones conjuntas en la agricultura frente al nuevo escenario climático.

“La acción climática en la agricultura significa soluciones basadas en la naturaleza, bioeconomía, articulación con las agendas de las convenciones hermanas de diversidad biológica y de desertificación, diálogo ciencia – política”, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), al participar en el lanzamiento.

La iniciativa, liderada por el gobierno de Chile, es una plataforma de adhesión voluntaria que ya firmaron en la COP25 los ministros de Agricultura de Argentina, Bahamas, Brasil, Costa Rica, Guatemala, Perú y Uruguay.

También los gobiernos de Ecuador, México y República Dominicana se sumaron y se espera que los países restantes respondan a la brevedad a la invitación para formar parte de la Plataforma.

“En nuestro rol de Secretaria Técnica de la Plataforma junto a Cepal, nos comprometemos a proporcionar el apoyo y la asistencia técnica que los países requerirán, destacando los vínculos positivos entre la agricultura sostenible, la seguridad alimentaria y la acción climática”, dijo Julio Berdegué, representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Placa se configura así como una herramienta central en un momento en el que comenzará la implementación de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC en inglés).

La iniciativa se presenta además como una importante señal a nivel regional, relevando la importancia de América Latina y el Caribe en el contexto mundial de seguridad alimentaria, permitiendo a la vez articular y fijar posiciones conjuntas y coordinadas en marcos de negociación internacional.

Los sistemas alimentarios, destacó el representante de la FAO, deben transformarse para reducir sus emisiones y aumentar la resiliencia y adaptación al clima.

Por eso consideramos que Placa es un mecanismo que puede potenciar el desarrollo agropecuario productivo, resiliente y bajo en emisiones de gases de efecto invernadero”, añadió.

La alimentación y la agricultura en la COP25

Del 2 al 13 de diciembre, el gobierno de España acoge en Madrid la COP25,  bajo la presidencia del gobierno de Chile, que por la situación interna no pudo ser su sede.

Es la primera vez desde que se realizan las COP que se le asigna un día específico a la agricultura. Durante la jornada del pasado viernes 6 se trabajó para que los sistemas agrícolas y alimentarios sigan siendo parte de las negociaciones, para asegurar la financiación climática y fortalecer las asociaciones existentes.

Cumbre social paralela

En paralelo a la reunión oficial, en el pabellón verde, organizaciones de todo el mundo se dan cita en la Cumbre Social por el Clima bajo el lema “Más allá de la COP25: los pueblos por el clima”, que en su para la reunión critican el modelo basado en la extracción de recursos naturales y de consumo masivo y a los que atribuyen la crisis climática, así como la falta de resultados de las reuniones de la CMNUCC.

“El diagnóstico científico es diáfano respecto a la gravedad y la urgencia del momento. El crecimiento económico se produce a costa de las personas más vulnerables”, denuncia el pliego, que defiende la justicia climática como bisagra de la justicia social y que “existe para proteger bajo su esfera toda la diversidad de luchas por otro mundo posible”, indica su declaración.

La activista sueca Greta Thunberg, que ha desatado la movilización juvenil en contra de la crisis climática por todo el mundo, arribó a Madrid al final de la semana.

Sólo Gabón y Nepal se apegan ya a las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC, en inglés),  que son las medidas de mitigación y adaptación adoptadas voluntariamente, dentro del Acuerdo de París, para contener el incremento de las temperaturas en 1,5 grados centígrados.

Pero la responsabilidad de por la emergencia climática de estos dos Estados es prácticamente nula.

Los planes de Bután, Costa Rica, Etiopía y Filipinas implican un aumento de hasta 2,0 grados, mientras que las medidas del resto de países califican de “insuficiente” a “críticamente insuficiente”.

América Latina “tiene que mejorar su ambición, aunque hay avances las medidas son insuficientes. Necesitamos una respuesta multilateral a la emergencia. Tenemos no más de 11 años para corregir el rumbo y alcanzar así la carbononeutralidad en 2050 y cumplir con el objetivo del aumento límite de la temperatura a 1,5 grados”, declaró Manuel Pulgar-Vidal, responsable global de Clima y Energía del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Las Islas Marshall ya presentaron su NDC 2020, mientras que 41 naciones han declarado su intención de actualizar sus medidas voluntarias y 68 naciones –incluyendo la Unión Europea– han anticipado su deseo de incrementar sus decrementos contaminantes.

Ante la COP 25, México definió 10 prioridades, como enfoques de cooperación voluntaria, adaptación, financiamiento climático, género y cambio climático; comunidades locales y pueblos indígenas, según el posicionamiento de esa nación consultado por IPS.

Este contenido se reproduce con autorización de IPS Internacional.

Contenido relacionado:

COP23: ¿Nuestra última oportunidad?

África, la vanguardia de la energía limpia

Portal periodístico independiente, conformado por una red de periodistas nacionales e internacionales expertos en temas sociales y de derechos humanos.

Fotoperiodista documental, productora de proyectos multimedia e investigación de temas de largo aliento sobre derechos humanos, movimientos sociales, migración, comunidades autónomas, desaparecidos, desplazados, medio ambiente. Finalista en el Concurso Latinoamericano de Fotografía Documental “Los trabajos y los días”, con sede en Colombia, en las categorías “Hombres trabajadores” (2012), y “Defensores de Migrantes” (2015). Finalista en el concurso fotográfico Hasselblad Masters (2016).

Contenido relacionado