Leyendo:
Amapola: una apuesta contra el oficialismo

En Guerrero, una de las entidades más pobres del país y con mayor índice de violencia, un grupo de periodistas busca trasgredir el discurso del poder y contar a la gente las historias de la realidad de su tierra

Texto: María Ruiz

Fotografías: Salvador Cisneros / Archivo

“La amapola no es el problema, la amapola es una flor. El problema es la corrupción y la impunidad. La idea que se tiene de esta flor es parte del discurso oficial en el estado de Guerrero que como medio queremos desmontar. Ése es el eje de Amapola, periodismo transgresor: descolocar y desmontar el discurso oficial para contar las historias del estado, explica Margena de la O, periodista y fundadora de este nuevo medio guerrerense.

El lanzamiento de Amapola necesitó de varios meses de organización en donde los fundadores se preguntaron: ¿qué periodismo hacen y qué periodismo quieren hacer? Sus conclusiones fueron que quieren contar lo que está pasando en su estado y lograr que la gente sienta que el periodismo es un bien común, que tengan claro que lo que hacen en Amapola es para las personas.

Amapola cuenta con cuatro secciones:

  • Periodismo de paz: historias que den soluciones y generen paz.
  • Otredad: historias relacionadas con derechos humanos contadas desde el principio de ponerse del lado del otro.
  • El topo: periodismo de investigación que excava, indaga y explica para desnudar la corrupción e impunidad en Guerrero.
  • Naturaleza: una sección para cuidar a la naturaleza desde el periodismo visibilizando los proyectos económicos que buscan acabar con el planeta a partir del saqueo de recursos, el extractivismo y los megaproyectos.

En Guerrero los periodistas y la libertad de expresión son amenazados, y la mayoría de las agresiones a periodistas provienen de funcionarios públicos, cuenta Margena y luego explica que para ellos su mayor blindaje es la credibilidad que se han ganado con su trabajo.

“El papel, a diferencia de otros lugares, es una tradición en Guerrero, puedes ver a la gente durante el día con sus periódicos, casi como atracción turística, a lo mejor en otros lados no ocurre pero en Guerrero sí, por eso, que Amapola sea multimedia es una apuesta completamente nueva en el estado”, explica.  

Sus fundadores (Marlén Castro, Margena de la O, Arturo de Dios Palma, Vania Pigeonutt y Salvador Cisneros, Beatriz García, Jacob Morales y Isela Reyes) creen en el periodismo colaborativo, que es la semilla del medio: una idea organizada entre la Asociación de Periodistas de Guerrero y el programa de radio sobre libertad de expresión, Reporteros S.O.S. El medio también forma parte de la alianza nacional de medios de la Red de Periodistas de a Pie.

Por ser el periodismo multimedia su mayor apuesta, el portal fue inaugurado con el cortometraje documental “Rayar la vida”, del periodista Salvador Cisneros, que narra un día en la vida de Berna, un niño de 10 años que trabaja rallando amapola en la Montaña de Guerrero.

Salvador Cisneros conoció a la familia de Berna en una cobertura del huracán Ingrid. Meses después viajó a su comunidad y desde hace cinco años visita de forma constante para investigar el trabajo en los campos de amapola.

El corto no tiene diálogos porque Berna apenas habla español, pero eso no impidió que entre él y Salvador naciera un vínculo. Al periodista le recuerda su historia porque, aunque no vivió las mismas cosas que Berna, él también creció en la montaña de Guerrero.

Para lograr contar la historia de este niño de 10 años, Cisneros siguió su jornada laboral que comienza a las 5:30 de la mañana y que consiste en recorrer largas distancias para hacer todas las actividades de su día.

Sobre su participación en el nuevo medio, Salvador ve una oportunidad para cumplir el sueño de hacer al cine documental parte del periodismo. Su papel en Amapola es encargarse de los contenidos audiovisuales y con esto apuesta a que la gente consuma más historias documentales.

El corto “Rayar la vida” busca visibilizar que el trabajo de rallar amapola es criminalizado por la política antidrogas:

“Berna ralla amapola y el corto es rayar la vida, como un sinónimo de trazar su vida. O sea, queremos mostrar que él hace más que rallar amapola, y que si lo hace es un asunto de supervivencia”, explica Salvador.

El corto comienza con el canto de un pájaro.

“Decidí empezarlo así con el sonido del pájaro porque es un sonido que siempre está, su canto nunca falta durante la jornada de trabajo en los campos de amapola, nunca lo he visto pero dicen que es un pájaro muy pequeño que canta muy fuerte, puede estar lejos pero su canto se escucha a 20 metros”, recuerda el periodista audiovisual.

Con esta primera historia,  igual que el pájaro que menciona Salvador, un grupo pequeño de periodistas guerrerenses cantan fuerte e invitan a estar al pendiente de las próximas historias que publicarán.

Conoce aquí el proyecto Amapola: periodismo transgresor

Foránea siempre, lo suyo es lo audiovisual y el periodismo es la vía por donde conoce y cuestiona al mundo.

Escribe las palabras a buscar.