Actores cis interpretando mujeres trans

17 septiembre, 2022

Cuando me propongo ver una película que aborda la vivencia trans, no voy con la expectativa de ver la vida privada del actor o la actriz, yo voy en espera de ver una pieza de cine que en su conjunto me satisfaga, sin importar si los actores/actrices son cis o trans

@EvoletAceves

Desde hace no mucho tiempo se ha vuelto controversial el hecho de que actores cis encarnen a personajes trans en el escenario, particularmente en el cine.

Actores cis como Jared Leto (Dallas Buyers Club), Eddie Redmayne (The Danish girl), Gael García (La mala educación), José Pescina (Carmín tropical), Paco León (La casa de las flores), Eduardo Yáñez (Mi tío), Cuauhtli Jiménez y Noé Hernéndez (Finlandia), por mencionar sólo algunos casos más o menos recientes, han interpretado a mujeres trans en el cine.

Es común escuchar una queja frecuente: “las mujeres trans son quienes deberían hacer esos papeles, no los hombres cis, es una ofensa para la comunidad trans que un hombre cis interprete a una mujer trans”. Estoy de acuerdo sólo en parte.

Un verdadero actor/actriz debe ser capaz de encarnar un personaje. Un actor que se digne de serlo tiene un entrenamiento, ensayos, horas de memorización de diálogos, una capacidad de performatividad, de dominio de la voz y del cuerpo sobre el escenario, de dominio de sí para poder dar vida a un otro a través de su propio cuerpo. Sí, sin importar su identidad de género.

Es un tanto ilógico que se llegue al punto de la crítica ofensiva y hasta de la cancelación porque un personaje heterosexual cisgénero interpreta a una mujer trans.

La orientación sexual, la identidad de género, no tendrían que interferir, que ser pase de entrada, para poder o no interpretar a un personaje, ni para una persona cis ni para una persona trans.

Lo que me parece ofensivo es que a una mujer trans no se le dé trabajo, que exista una violencia laboral por su identidad de género. Eso es ofensivo, y aún más que ofensivo, discriminatorio.

“Las mujeres trans debieran ser quienes interpretan a mujeres trans en el cine”, dicen. Sí y no, digo yo: sí, porque pueden darle un mayor realismo y vitalidad a la vivencia de su personaje, pero un actor capaz no tendría por qué no hacerlo; y no, por otro lado, porque es necesario dejar de encasillar a la mujer trans únicamente como mujer trans, como si la mujer trans sólo fuera trans en esta vida, ignorando el resto de sus esferas biopsicosociales, sus preocupaciones, anhelos, habilidades, estudios, alcances, creaciones, su cosmovisión.

Cuando me propongo ver una película de ficción que aborda la vivencia trans, no voy con la expectativa de ver la vida privada del actor o la actriz, yo voy en espera de ver una pieza de cine que en su conjunto me satisfaga, sin importar si los actores/actrices son cis o trans, sino que sean buenos actores o actrices, que estén entrenados, que sean capaces de generar un impacto en mí y que ese impacto se refleje en una transmisión de emociones —por supuesto, excluyendo los documentales por su cualidad realista. Y eso debe lograrse por la creatividad en la película, la fotografía, el guion, la producción, la escenografía, el vestuario, la iluminación, la historia, la dirección; no por la identidad de género del actor/actriz.

Si realmente nos interesa hacer bien a la comunidad trans, hagámoslo desde las acciones palpables, ayudando a las mujeres trans, abriendo oportunidades reales de trabajo, fuentes de empleo dignas, haciendo conciencia de las desventajas que una mujer trans tiene y tratando de hacer un camino más sencillo, y principalmente, viendo a una mujer trans como lo que es: una mujer; una mujer más, tanto en la vida diaria como en la pantalla.

Una mujer trans no sólo es una mujer trans, simplemente es una mujer, y como tal puede interpretar papeles de mujeres cis, como se ha visto recientemente en el cine. Es decir, ¿por qué ver en el cine a mujeres trans únicamente interpretando personajes de mujeres trans? A mí, como mujer trans no binaria, el estereotipo terriblemente cómico, bastante usado en la televisión mexicana, o bien, el trágico llevado a la pantalla grande de las mujeres trans —frecuentemente interpretado por mujeres trans— me ofende más que un hombre cis interpretando a una mujer trans. 

No estoy en desacuerdo con que mujeres trans interpreten a mujeres trans, al contrario, me gusta verlas triunfar en esos papeles; estoy más bien en desacuerdo con la crítica escueta de cancelar o criticar a actores cis por interpretar a mujeres trans, es tan ilógico como pedir que un personaje con cáncer puede ser interpretado sólo por un actor que haya padecido cáncer, o que un personaje estadounidense puede ser protagonizado únicamente por alguien de nacionalidad estadounidense.

¿No preferirían ellas, las actrices trans, interpretar simplemente a una mujer cis?, ¿no pugnamos por la igualdad? ¿Cuándo va a ser momento de que exijamos ver a nuestras actrices trans interpretando a personajes femeninos cis? Y esta pregunta no va dirigida a ellas, sino a los directores de cine y principalmente a las audiencias. ¿Desde dónde estamos viendo nuestro cine?

Évolet Aceves escribe poesía, cuento, novela, ensayo, crónica y textos híbridos. Psicóloga, fotógrafa y periodista cultural. Estudió en México y Polonia. Ha colaborado en revistas y suplementos culturales, como: Pie de Página, Nexos, Replicante, La Lengua de Sor Juana, Praxis, La Libreta de Irma, El Cultural (La Razón), Revista Este País, entre otros. Fue galardonada en el Certamen de ensayo Jesús Reyes Heroles (Universidad Veracruzana y Revista Praxis, 2021). Ha realizado dos exposiciones fotográficas individuales: México Seductor (2015) y Anacronismo de la Cotidianeidad (2017). Ha trabajado en Capgemini, Amazon y actualmente en Microsoft. Esteta y transfeminista.