Tres estampas de una gira presidencial por el castigado noreste mexicano

26 octubre, 2020

Andrés Manuel López Obrador visitó el fin de semana Coahuila y Tamaulipas, dos estados que han sido castigados por el crimen organizado y por la falta de soluciones para sus habitantes. La visita en Tamaulipas movilizó a cientos de manifestantes y aceleró el discurso presidencial

Texto y Fotos: Duilio Rodriguez

Coahuila y Tamaulipas recibieron este fin de semana a funcionarios del gabinete federal y al presidente Andrés Manuel López Obrador. En la gira presidencial en dos entidades con gobernadores de la oposición, el mandatario defendió la función de las empresas de energía del Estado, asistió a la Asamblea General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ordenó un plan de rescate para el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), y generó la movilización de seguidores y detractores que se congregaron en Nuevo Laredo pese a las recomendaciones sanitarias por la pandemia. Estas son tres estampas de la gira, que tuvo como prólogo la firma del acuerdo de negociación para el rescate de los cuerpos de los mineros de Pasta de Conchos,

1. «No trabajo para Repsol»

En la carboeléctrica  “José López Portillo” en Nava, Coahuila,  el Presidente Andrés Manuel López Obrador habló del abandono deliberado de la industria energética en el pasado.

Con un discurso encendido, como los que solía dar en eventos públicos antes de la pandemia, cuando había multitudes frente a él, el mandatario habló de empresas como Repsol, que fueron beneficiadas por los gobiernos anteriores, concesionándoles la producción y venta de energía a precios muy elevados y que dejaron a un lado el desarrollo de las empresas estatales como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

“La CFE producía toda la energía eléctrica que se consumía en México, sin embargo, con la política neoliberal, empezaron a engañar, a decir que si no se privatizaba la industria eléctrica nos íbamos a quedar sin luz”, dijo.

Puso como ejemplo el mismo complejo en el que se encontraba, donde solo funciona uno de los ocho generadores de energía, mientras los otros siete están parados porque las normas actuales lo prohíben.

También calificó de sofisma —argumento falso que se pretende hacer pasar como verdadero— la versión de que las plantas estatales son viejas y contaminan y que por eso hay que privilegiar la producción energías limpias como la solar, eólica o con gas, que en la actualidad están subsidiadas por la CFE con presupuesto público.

“A mí no me paga Repsol, a mí me pagan los mexicanos para servirles, y por eso tengo que defender el interés público, no el interés de particulares”, dijo con molestia.

A su lado escuchaban en el templete dispuesto para el evento el gobernador del estado de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, y el director de la CFE, Manuel Bartlet, quien momentos antes, en su turno al micrófono, había anunciado que se compra carbón a productores de la región con la finalidad de impulsar el desarrollo económico. 

Aspecto de la carbonífera en Nava, Coahuila, donde está la termoeléctrica José López Portillo.

Andrés Manuel López Obrador, en la termoeléctrica José Lopez Portillo en Nava, Coahuila.

Trabajadores de la termoeléctrica en Nava Coahuila , donde siete de los ocho generadores de energía eléctrica están detenidos sin producir por una norma que impide al gobierno federal ponerlas en funcionamiento.

Miguel Ángel Riquelme, gobernador de Coahuila, se acerca para dialogar con López Obrador durante el evento de supervisión en la termoeléctrica en Nava.

2. ISSSTE, el más olvidado

Este mismo sábado, durante la clausura de la 111 asamblea general del IMSS, el presidente aprovechó para inaugurar el hospital General  en Ciudad Acuña.

Frente a representantes del sector obrero y patronal —participaron, por ejemplo, Carlos Slim Domit, de Grupo Carso, y Alejandro Valenzuela, de Banco Azteca— se refirió al esfuerzo que se ha hecho para hacer frente a la pandemia, a la apreciación del peso frente al dólar —de 25 pesos en abril a 21 pesos ahora— y a la recuperación de 164 mil empleos sólo en lo que va del mes de octubre.

El hospital de Ciudad Acuña, afirmó, «está completo», con tecnología, equipo y personal especializado que atiende inclusive desde antes a pacientes con covid. Esto, en referencia a los casi 300 hospitales que quedaron inconclusos en la administración anterior.

Más tarde, en la ciudad de Piedras Negras, inauguró un hospital del ISSSTE. Ahí, frente a Luis Antonio Ramírez Pineda, director general del instituto, el presidente reconoció que, de todos los servicios de salud en el país, el más olvidado y abandonado es el del ISSSTE, en donde no se ha avanzado debido a la crisis sanitaria y la reconversión de hospitales de distintas instituciones de salud, incluidas la Marina y el Ejército.

Andrés Manuel Lóez Obrador, en la clausura de la asamblea general del IMSS.

Carlos Slim Domit, presidente de administración de grupo Carso, y Alejandro Valenzuela, director general de Banco Azteca, en la clausura de la asamblea General del IMSS en Ciudad Acuña, Coahuila.

3. Nuevo Laredo, clamor de justicia

En su último día de gira por el noreste del país, el presidente visitó el avance de la obra del centro deportivo de la colonia Francisco Villa, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Al evento llegaron unas mil personas con diversas peticiones para el gobernador del estado, Francisco García Cabeza de Vaca, quien ha expresado abiertamente sus diferencias con el presidente. Entre gritos, los manifestantes trataban de ganar notoriedad. 

Cuando vieron que se acercaba la camioneta del presidente, cientos de personas corrieron a ella y unos segundos había cerca de 500 personas rodeándola para intentar hablar con él o entregarle algún documento.

Eso provocó que López Obrador redujera su estancia en el lugar. En su discurso, que duró apenas unos minutos, dijo que existen diferencias con el gobernador Cabeza de Vaca, pero que seguirán las obras de mejoramiento urbano en la entidad. 

Tamaulipas es un estado «tomado» por el crimen organizado desde hace más de una década. La guerra entre cárteles ha sido una de las más brutales de todo el país.

Por eso, desde Piedras Negras Coahuila hasta la entrada de Tamaulipas había retenes de la policía estatal y de la Marina vigilando el camino, así como unidades de policías especiales apostados en las veredas que convergen con la carretera. 

Olga Sanchéz Cordero; secretaria de Gobernación; María Luisa Alcalde, secretaria del Trabajo, y Francisco Cervantes, presidente de Concamin, al terminar el evento de inauguración del hospital de IMSS y clausura de su asamblea general en Ciudad Acuña.

Las enfermeras Brenda Rivas y Mónica Ontveros del hospital general de ISSSTE en Piedras Negras Coahuila , escuchan al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desinfección de manos y medición de temperatura a los asistentes al evento de la remodelación del hospital general de ISSSTE. 

Afuera del deportivo  las personas decidieron esperar a que terminara el evento en un intento desesperado por acercarse y entregar sus peticiones. El personal de seguridad del presidente tuvo problemas para contener a las personas que, al ver al mandatario, buscaban acercarse a como dé lugar.

Entre las cientos de asistentes, había familiares de personas desaparecidas que con pancartas exigían atención por parte de las autoridades.

También llegaron personas del sector salud que piden no se congelen plazas por parte del gobierno estatal, 150 plazas congeladas que piden al presidente les ayude a conservar.

Patricia Martínez, enfermera del hospital general en Nuevo Laredo, llegó al deportivo tres horas antes, con la intención de hablar con el presidente. La mujer aseguró que todos los municipios del estado están olvidados: “Me jubilaba en abril y a pesar de que están muriendo muchos de mis compañeros de salud por covid, me quedé a apoyar”. 

Familiares de desaparecidos llegaron al evento del gobierno federal con la intención de ser escuchados por el presidente.
Al lugar también llegaron manifestantes que exigen una solución para la repartición equitativa de agua en el estado.
Personal de salud del estado y manifestantes que apoyan a AMLO esperaron más de tres horas afuera de la obra de mejoramiento urbano que supervisó el presidente.

Manifestantes se aglomeraron en la entrada al evento donde estuvo presente Andrés Manuel López Obrador, subidos en camiones y en montículos de arena o grava esperan la salida del mandatario.
Policías fuertemente armados y elementos de la Marina fueron desplegados en retenes en la carretera que une las ciudades de Piedras Negras, Coahuila, y Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Fotógrafo, editor, interesado en arte, cine, arquitectura, literatura, la escalada en roca y de los deportes en general, menos el futbol. duiliorodriguez.com

Relacionado