Leyendo:
Santa Rosa de Lima, la ranchería que enfrenta al gobierno mexicano

Textos: José Ignacio del Alba

Imágenes: Google

Santa Rosa de Lima es una ranchería que se hizo famosa hace un par de años por ser el centro de operaciones de una banda dedicada al robo de combustible con el mismo nombre. Pero apenas esta semana los gobiernos local y federal decidieron entrar al pueblo donde opera José Antonio Yépez, alias “El Marro”, el objetivo número uno del estado de Guanajuato.

Pie de Página visitó en septiembre del año pasado el municipio de Villagrán, donde se encuentra el pueblo de Santa Rosa de Lima. En esa ocasión este medio periodístico dio a conocer la ubicación de la casa donde vivía Antonio Yépez “El Marro”. Desde una ordenador o un teléfono celular también se podía dar con el predio a través de Google Maps; es la única propiedad que tiene alberca.

Este 6 de marzo -siete meses después de la publicación- los gobiernos federal y local dieron a conocer que encontraron el centro de operaciones de la organización delictiva. El gobierno de Guanajuato anunció que en el lugar encontró 6 personas secuestradas y varios vehículos robados. También se anunció que Antonio Yépez “El Marro” había escapado.

El centro de las operaciones del grupo criminal era una pequeña ranchería de ocho calles de tierra y una iglesia; ubicada a tres horas de la Ciudad de México, apenas a unos kilómetros de Celaya. Contrario a lo que se piensa, la ubicación del sitio es muy accesible. El pueblo está junto a una serie de carreteras en el centro del país que lo comunican en los cuatro puntos cardinales. Incluso, el cuartel número 16 del Ejército mexicano está a 20 kilómetros de lugar.

Pie de Página entrevistó en septiembre del año pasado al presidente municipal electo de Villagrán, Juan Lara, del Partido Nueva Alianza. En entrevista el que sería alcalde dio su diagnóstico:

-¿Cree que la violencia es el problema más grave que tiene el municipio de Villagrán?

-No, pues hay muchos, hay problemas de recolección de basura, tenemos problemas con el tiradero municipal, con el acceso a agua potable.

La respuesta fue un timo. El año pasado fue el más violento en la historia de Guanajuato, 4 mil 298 personas fueron asesinadas según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública. Y aquí, en el “triángulo del huachicol” del estado el problema fue más grave; se encontraron en Villagrán fosas clandestinas –al menos 20 cuerpos- de las que el fiscal del estado Carlos Zamarripa no ha dado información.

Antonio Yépez Ortiz “El Marro”, el líder de la organización Santa Rosa de Lima “crece tras la sombra del fiscal de Guanajuato Carlos Zamarripa” dice el analista político y periodista Arnoldo Cuéllar.

El periodista asegura: “yo creo que el cártel de Santa Rosa de Lima está muy inflado para justificar el robo de combustible. Yo creo que está operado desde otro nivel y que “El Marro” es sólo un pistolero”.

Varias organizaciones protestaron cuando el nuevo gobernado de Guanajuato, Diego Sinhué, ratificó en el cargo a Álvar Cabeza de Vaca como secretario de seguridad pública y a Carlos Zamarripa como fiscal del estado. Ambos son señalados como responsables por el incremento de la violencia en la entidad.

El periodista guanajuatense explica en entrevista telefónica que le llama la atención el énfasis que ha puesto el gobierno de López Obrador en decir que “ellos sólo están acompañando los operativos en el estado”.

Sólo en enero y febrero han habido 600 asesinatos en el estado. Este sábado, 15 personas fueron ejecutadas en un bar de Salamanca, a pesar de que el municipio es cuidado por las Fuerzas Armadas, la Policía Federal y la policía del estado.

En los últimos años el Cártel de Jalisco Nueva Generación extendió su presencia en el estado, de a poco desplazó a los grupos locales y se asentó en los municipios de Apaseo el Grande y Apaseo el Alto. Pero hasta el momento, los operativos en el estado no han pasado por allí.


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: https://piedepagina.mx“.

Fue educado en escuelas católicas hasta que se volvió ateo. Es huraño y trotamundos. Estudió periodismo y nunca se graduó. Suele tener más fe en las viejas narrativas que en las nuevas. Le gusta escribir historias.

Escribe las palabras a buscar.