Leyendo:
Los huecos del agua: arte contra los estereotipos

Una exposición colectiva de artistas indígenas presenta en el Museo del Chopo un reclamo por la castellanización forzada, la destrucción ambiental, la anulación de la autonomía y el racismo  

Texto y foto: Ana Cristina Ramos

Es una exposición que juega con el arte contemporáneo desde el punto de vista de los pueblos originarios mexicanos que buscan alejarse de los estereotipos y la exotización de”lo indígena”. Un reclamo, desde el arte contemporáneo, por la castellanización forzada, la destrucción del ambiente (por las concesiones que el Estado da del territorio), la anulación de la autonomía y la violencia racista a la que han sido sujetos.

Partiendo de una lluvia dorada, pasando por la instalación de dos armas AK-47 y cerrando con tres robots que se mueven, la exposición se complementa con serigrafías, oleos, acrílicos, videos, poemas, fotografías y tejidos. En total, 94 obras de 21 artistas hablan del lingüicidio, la migración y la depredación, pero también de la identidad y la resistencia.

El antropólogo, investigador, músico zapoteco y promotor de las artes en la Sierra de Oaxaca, Jaime Martínez Luna, escribió al final de la exposición: “Es tiempo de entender que la comunidad debe tener responsabilidades intelectuales, que somos sociedades con pasado y futuro, que somos conjuntos humanos sensibles al progreso. El mundo debe saber que no somos pueblos condenados a ser virtualmente mano de obra barata y de sacrificio para que otros vivan más que cómodo”.

dav

Humberto Gómez Pérez, originario de Chiapas, participa en la exposición con su trabajo de dos audiovisuales. En entrevista, relata que el reflejo es muy importante: “En el pueblo donde vengo a la gente le gusta verse; nosotros también queremos ser mostrados, pero no como aquellas personas que no saben, si no como aquellas personas con sabiduría, con las costumbres que tenemos”.

El artista visual coloca dos audiovisuales en la sala; el primero, Animales Protectores, sonde cuenta un mito relacionado con la cosmovisión de que hay espíritus que guían y protegen las cuevas, los ríos y los manantiales; habla del respeto que hay entre el ser humano y la naturaleza.

“Se me hace muy importante que haya arte contemporáneo por los pueblos y para los pueblos, porque la mayoría de los municipios indígenas ni siquiera cuentan con un museo o alguna galería, pero se han hecho intentos se llevan pinturas se llevan películas, en mi caso hemos hecho giras de películas en la zona altos”, dice en entrevista.

Las peticiones siguen siendo las mismas: el reconocimiento a la lengua, como el poema de qué es ser zapoteco en letras neón; el cuidado al medio ambiente se representa con un cráneo y un mapa rellenos miel y la consistencia de un panal para representar la muerte de las abejas; o el proyecto zapatera negra, que busca paralelismos entre los grupos de afroamericanos Panteras Negras en Estados Unidos y el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en México.

La exposición está disponible en el Museo Universitario del Chopo hasta el 22 de septiembre

Periodista que sueña con pajares de agujas, misterios sin escribir y un mundo por explorar.

Escribe las palabras a buscar.