La Barranca de la Carnicería, donde la búsqueda de los 43 comenzó desde cero

22 septiembre, 2021

La Fiscalía Especial para el caso Ayotzinapa dio a conocer que terminaron las búsquedas en la Barranca de la Carnicería, donde hallaron restos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre y Jhosivani Guerrero Cruz, dos de los 43 normalistas. Anunciaron que abrirán una carpeta de investigación en contra de los peritos que manipularon evidencia para sostener la falsa “verdad histórica”

Texto: Kau Sirenio

Foto:  Dassaev Téllez / Cuartoscuro

GUERRERO.- La búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014, empezó de nuevo en la Barranca de La Carnicería después de la confesión de un testigo protegido a la Fiscalía especial del caso Ayotzinapa. 

Ese lugar, sin embargo, los papás de los normalistas lo recorrieron después de que se diera a conocer la “Verdad histórica” y antes de las nuevas búsquedas oficiales.

Desde el 27 de septiembre de ese año, los padres de los 43 jóvenes desaparecidos demandaron justicia y la aparición con vida de sus hijos. Salieron a caminar por los cerros, calles, plazas públicas y universidades sin encontrar ni verdad, ni justicia. 

“Busquen en esta zona” le dijeron a la Fiscalía especial y fue el principio de la exploración que inició en noviembre de 2019 con técnicas de la arqueología. Así pudieron dar con los restos, primero de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, y después con los de Jhosivani Guerrero Cruz.  

El lugar se ubica a 800 metros lineales del llamado basurero de Cocula, Guerrero, donde la extinta Procuraduría General de la República (PGR) construyó su verdad histórica para ocultar el paradero de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en aquella noche aciaga de Iguala, cuando la policía municipal cometió uno de los peores crímenes en la historia de México.

El recorrido de este martes empezó después de que los peritos de la fiscalía explicaron los métodos que usaron para encontrar 187 restos óseos.

“Primero delimitamos el lugar de estudio de alrededor de 8 mil metros cuadrados, después empezamos con la excavación de un aproximado de entre 10 y 20 centímetros para descartar que no haya modificación humana”, dijo la arqueóloga de la fiscalía especial. 

Después de caminar entre arbustos en la Barranca La Carnicería, los funcionarios llegaron al primer punto, ahí, dos arqueólogos, un ingeniero y el ministerio público federal de la Fiscalía explicaron el método que utilizaron para rastrear esta zona. Luego vino la intervención del fiscal especial Omar Gómez Trejo y el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez.

Aquí, Gómez Trejo expuso que dos de los 187 restos óseos hallados corresponden al ADN de dos de los 43 normalistas desaparecidos hace casi siete años en Iguala. 

Después de la explicación de los peritos adscritos a la fiscalía vino la plática con los reporteros debajo de un ciruelo, el mismo lugar donde los papás de los normalistas se sentaron a escuchar la nueva narrativa de cómo fueron localizados los restos de los estudiantes Christian Alfonso Rodríguez Telumbre y Jhosivany Guerrero Cruz el 13 de mayo de este año. 

A unos 500 metros del terreno en estudio se encuentra el retén de la Guardia Nacional para impedir el acceso de otras personas a la Barranca de la Carnicería.

“Desde que empezamos a investigar en este lugar, el terreno quedó resguardado por la Guardia Nacional”, explicó Gómez Trejo.  

De los 14 hallazgo encontraron costales blancos sintéticos que contenían fragmentos óseos; el 26 de noviembre de 2019 se encontraron en el hallazgo 15 restos de tobillo y talón de Aquiles de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre. Mientras que en el hallazgo 21 se encontró parte de la columna lumbar de Jhosivany Guerrero Cruz el 22 de octubre de 2020. 

Omar Gómez Trejo explicó que ni uno de los restos de los normalistas presentaron quemaduras como lo había argumentado Tomás Zerón de Lucio en su verdad histórica al señalar que los normalistas fueron incinerados en el basurero de Cocula. 

“Ni uno de estos restos presentaron exposición térmica, lo que sí presentan es la intemperización o exposición al sol. Sin embargo, los otros restos que contenían los costales que se encontraron al principio de la búsqueda sí presentan quemaduras”, explicó Gómez Trejo.

De acuerdo con el fiscal especial, la exploración en este lugar concluyó después de que se rastrearon 8 mil metros cuadrados de terreno. Además, anunció que en la próxima semana se abrirá un expediente en contra de peritos que manipularon evidencia:

“Se han detectado que hubo varios puntos de fuego controlado en los que se realizaron labores de incineración y que en los próximos días se llevarán a cabo inspecciones en dos nuevos municipios”, adelantó.

La Barranca La Carnicería que encauza al Río San Juan donde Tomás Zeron de Lucio sembró bolsas negras que supuestamente contenían resto de los normalistas queda muy lejos de la coordenada que presentó la PGR en su informe. 

En el viaje a Barraca La Carnicería estuvo Ángela Buitrago, integrante del Grupo Interdisciplinario Expertos Independiente (GIEI), quien recordó que el informe que recibieron durante la investigación no coincide con el lugar donde se encontraron los restos de los normalistas. 

“Este no es el lugar que nos dijeron, la Barranca La Carnicería está como a 300 metros de aquí, es por el canal donde pasamos. Le pedimos informes a la PGR, pero nunca nos los entregaron, sin embargo, esta fiscalía nos permitió conocer la coordenada”, explicó Buitrago.

El abogado de los padres de los normalistas, Vidulfo Sierra Rosales, dijo que hay alrededor de 70 detenidos por el caso Iguala, que gracias a quienes han colaborado con la investigación como el caso del testigo que dio informe sobre la Barranca La Carnicería. 

El subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, señaló que las principales líneas de investigación se mantienen abiertas y que los indicios localizados en el río San Juan pudieron haber sido sembrados por la anterior Fiscalía.

“Con esto queda claro que no hubo una verdad histórica”, remató. 

Periodista ñuu savi originario de la Costa Chica de Guerrero. Fue reportero del periódico El Sur de Acapulco y La Jornada Guerrero, locutor de programa bilingüe Tatyi Savi (voz de la lluvia) en Radio y Televisión de Guerrero y Radio Universidad Autónoma de Guerrero XEUAG en lengua tu’un savi. Actualmente es reportero del semanario Trinchera.

Relacionado