Colombia, en los aciagos días del NO