Leyendo:
Asesinan a consejera indígena del tianguis del trueque

Elodia Díaz Ortiz, integrante del Consejo Indígena del Trueque en Santiago Tianguistengo, fue asesinada por un hombre cercano al ex alcalde de su municipio. La mujer era pieza clave en el intercambio de mercancías sin uso de dinero, una tradición que se busca capturar para generar ganancias económicas

Texto: Lydiette Carrión

Imagen: Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas

Ciudad de México.-En medio de una pugna por monetizar uno de los pocos tianguis de trueque prehispánicos que perviven, un hombre mató a tiros a Eulodia Lilia Díaz Ortiz, integrante del Consejo Indígena del Trueque, en Santiago Tianguistengo, Estado de México. El crimen se realizó el pasado lunes 25 de marzo, el agresor está plenamente identificado, un hombre cercano al anterior presidente municipal.

El tianguis de Santiago Tianguistengo es un mercado que se coloca los martes en la cabecera municipal. Ahí, bajan personas de las comunidades marginadas, localizadas en las zonas altas, boscosas. La mayoría lleva madera muerta, recolectada en los bosques: varas secas y despojos que abandonan los talamontes.

En ese mercado –ubicado a unos 37 kilómetros de Santa Fe y al sur de la ciudad de Toluca–, explica Antonio Lara, director del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (que recientemente tomó el caso del asesinato de Eulodia) simplemente no entra el dinero. La gente baja con producto, madera muerta, maíz, frijol, ropa. Según los miembros de la comunidad, el tianguis, y sus prácticas rigurosas de trueque, datan de la época prehispánica. Por ello, el tianguis se ha convertido también en un destino turístico. Mexicanos y extranjeros por igual asisten a ver estos procesos de trueque, y si quieren participar, no pueden hacerlo con dinero, deben llevar productos o materiales; los fuereños por lo general llevan su ropa. 

Pero, desde la administración municipal pasada, las autoridades han intentado sacar tajada económica y política.

“Lo que han venido intentando las autoridades municipales, es hacerse del control de la administración del tianguis. Los acechan desde hace unos 6 años”, narra Antonio Lara en entrevista telefónica.

“Quieren credencializar a las personas, para que le paguen al municipio por participar en el tianguis, y además quieren cobrar el acceso, la entrada, a las personas extranjeras. Situación que evidentemente atenta contra la dignidad de las personas”. (Las autoridades del municipio) “quieren exhibirlos como un acto de folklor”.

“El trueque es la base del cambio de ese tianguis, y eso ha generado un turismo nacional e incluso un turismo internacional de personas que van a Tianguistengo a observar y ver cómo es que el tianguis del trueque es una práctica real. Esto es lo que ha sido visto como las autoridades como una ‘oportunidad’ de tener un lucro de esta práctica”.

“Habrá que subrayar que es todo un tema, no es necesariamente un tema comercial, y es donde está la evidencia de visión, de la comunidad que usa el tianguis como una práctica cultural,  a diferencia de las autoridades de municipio, que buscan tajada económica”.

Los habitantes han venido resistiendo ese intento por despojarlos. Han organizado protestas, acciones legales contra autoridades, llamados… pero “desafortunadamente, el nivel de agresiones ha subido a tal grado que ocurrió el asesinato de esta defensora. Es una de las mujeres de la comunidad más visibles, y todo el mundo la conocía como Lilia”.

El presunto homicida

En la comunidad, la gente ha identificado plenamente al agresor, pero hay temor de que atente contra otras personas conocidas del tianguis.

“Como se nos ha planteado desde el Consejo Indígena del Trueque, esta persona que cometió el homicidio estaba al servicio de Antonio Barrera, ex alcalde. Barrera fue quien dio todo el respaldo político a este agresor, mientras fue gobernante del municipio”.

Barreda intentó sembrar al presunto homicida como el legal en el Consejo del Trueque. Entonces, si tú preguntas al municipio, el presunto homicida era el legal del consejo. Pero Si tú le preguntas al consejo dirán que no era miembro.

–¿Hubo algún detonante en particular para que cometieran justo ahora este crimen?

–No hubo un detonante, sino que fueron escalando las agresiones. El año pasado detuvieron a personas del tianguis, bajo el argumento de que se usan maderas muertas. La gente del pueblo sube al campo, a la montaña, y recolecta la madera muerta, y ese elemento es de intercambio también. Entonces les montaron un operativo por una supuesta destrucción ilegal del bosque.

“Y pues, siguiendo la escalada de hostigamiento, hace unos meses, estuvo la intención del ayuntamiento anterior de credencializar a los indígenas. Decían que debían ‘regularizar’ el tianguis. En el fondo, querían el control de quién vendía, e incluso tener una cuota por vender.”

En otras palabras, los indígenas nahuas, otomíes y tlahuicas que participan en un tianguis sin moneda mexicana debían pagar pesos por seguir participando.

El ayuntamiento pretende usar su facultad legal de regular el espacio público, lo cual es parcialmente cierto. Pero justamente, el punto está en que el tianguis del truque tiene como pilar un ejercicio de usos y costumbres. Dicho de forma categórica no le van a pagar al municipio.

Lydiette Carrión Soy periodista. Si no lo fuera,me gustaría recorrer bosques reales e imaginarios. Me interesan las historias que cambian a quien las vive y a quien las lee. Autora de “La fosa de agua” (debate 2018).

Escribe las palabras a buscar.