“Una mejor educación también depende de mejorar las condiciones laborales”: Maestras de Bachilleres

21 enero, 2023

Maestras del Colegio de Bachilleres emplazan a huelga ante el constante atropello de sus derechos laborales. Este es un diagnóstico de las condiciones académicas y laborales de estos planteles de Educación Media Superior en voz de profesoras de tres planteles.

Texto y fotos: Daliri Oropeza Alvarez

CIUDAD DE MÉXICO. – Entre una esfera de banderas rojas ondeantes, frente a un letrero que dice “Educación”, la maestra Josefina Casarrubias Ramírez toma el micrófono. Ella es maestra del plantel 12 Nezahualcóyotl del Colegio de Bachilleres. En el mitin hay personas docentes y administrativas de los 20 planteles que tienen problemas laborales y académicos.

“Queremos que resuelva la encargada de la Subsecretaría de Educación Media Superior, y si no hay respuesta nos iremos con el presidente. Que quede claro que no se están cumpliendo con sus disposiciones. Y ¿nos quiere ver? Pues nos va a ver nuevamente”, dice la maestra Josefina mientras el mitin se traslada a cerrar la avenida Universidad.

Docentes exigen con la protesta que se respete el aumento escalonado de 1, 2 y 3% que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador para aumentar el salario de los profesores en mayo del 2022. El aumento debió ser directo a la clave 01, como fortalecimiento al salario tabular y no en la clave 39, como lo hicieron, en donde resulta una compensación. Este es uno de los cinco puntos del pliego petitorio que presentan en la Subsecretaría de Educación Media Superior.

Ante el micrófono enuncian sus exigencias: basificación para profesores; nombramientos de 6 meses a los maestros contratados por tiempo fijo; respeto a los perfiles con los que fueron contratados, que no les quiten sus horas; fortalecimiento del Sistema de Enseñanza Abierta (SEA), además del aumento salarial.

Presentan cinco puntos o exigencias para resumir, pero son un cúmulo de atropellos laborales que platican durante el mitin: piden eliminar la subcontratación, que haya revalorización del docente a través de un programa de estímulos (el cual quitaron de la ley en marzo del 2021), denominado K1. Exigen mejorar la infraestructura de los planteles, eliminar la Unidad del sistema para la carrera de las maestras y maestros (Usicam).

Resuenan las consignas de más de 300 maestras que protestan mientras agitan las banderas. Denuncian que los problemas se incrementaron con la reforma educativa de Enrique Peña Nieto en 2014 y hasta ahora hay maestros cesados. Por eso, buscan una mesa tripartita de diálogo con los directivos del Colegio de Bachilleres y la Secretaría de Educación Pública (SEP) para la revisión salarial.

La maestra Josefina da las clases de Estructura socioeconomica de Mexico I y II. También imparte Introducción a las Ciencias sociales  y tiene 40 años de experiencia docente. Asiste al mitin con un grupo de maestras del plantel Nezahualcóyotl.

La mayoría de las personas presentes en el mitin son docentes o personal administrativo del Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores de Colegio de Bachilleres (SINTCB). Emplazaron a una huelga a partir del 1 de enero si sus demandas no son escuchadas.

La maestra Josefina se ha destacado en su trayectoria de 40 años por sus clases y por la lucha que lleva por sus derechos laborales y la autonomía de las maestras.

Un recorrido por los atropellos

El Colegio de Bachilleres cuenta con 20 planteles en la Ciudad y el Estado de México. Es un organismo público descentralizado. En el actual ciclo escolar tiene registrados 90 mil 387 estudiantes en ambos turnos, matutino y vespertino por 3 mil maestros. Atiende en su mayoría a jóvenes de las periferias urbanas, ante la falta de lugares en las preparatorias o bachilleratos vinculados a las Universidades Públicas. La mayoría son mujeres estudiantes. Cabe destacar que desde 2013 la Educación Media Superior se volvió obligatoria.

Josefina Casarrubias relata cómo desde la década del 2000, con la reforma integral de Educación Media Superior comenzaron las afectaciones al sector académico. Recuerda como un punto de quiebre la reforma Educativa de Peña Nieto en el 2014, por el modo en el que ingresaron a las evaluaciones punitivas, donde no se respeta la asignatura con la que fueron contratadas. “En realidad era una reforma laboral”, recuerda.

La maestra recuerda la campaña jurídica de acciones que tomaron en aquel entonces para defender a los maestros. Por eso ella está en el mitin, porque para ella es importante dignificar desde las bases la labor magisterial.

La maestra relata que el Reglamento de Personal Académico les restringe el acceso a horas por maestra a 27 o 28 horas, cuestión que va contraria a la ley que permite 40 horas, desde el tiempo en el que Sylvia Ortega era directora del Colegio de Bachilleres.

“En este momento tenemos una nueva reforma que, para variar, está teniendo efectos muy nocivos en el área docente no en el sector docente del Colegio de Bachilleres en la Ciudad de México. Hubo 100 maestros cesados. Con esta reforma están cambiando perfiles con el que fueron aceptados, evaluados y contratados por el Colegio. Con ello, quitan horas porque salen nuevos perfiles. Pero como organismo descentralizado, no tenemos porque estar sujetos a las indicaciones de requisitos en lo que se refiere a ingreso promoción y permanencia del Usicam”, cuenta la maestra Josefina.

La Usicam publicó estos perfiles que quedaron distantes de los que tienen muchos maestros. De los cien cesados, y con la lucha magisterial que emprendieron como Josefina, ahora solo quedan doce por ser reinstalados.

La maestra describe que hay profesores a quienes les han dado nombramientos menores a seis meses, cuestión que contraviene la ley:

“La Ley Federal de Trabajo es clara en el tipo de nombramientos y establece que, mientras subsista la materia de trabajo,  los maestros pueden seguir atendiendo a esos grupos. Pero los nombramientos menores a seis meses les impide tener continuidad para poder participar en un programa de basificación”.

Las vivencias de las maestras

La maestra Verónica de la Fuente Guerra da clases en el plantel 13 Xochimilco-Tepepan. Antes su materia se llamaba Taller de lectura y redacción, aunque con el cambio del 2014 se llama Lenguaje y Comunicación. La maestra asegura que todos estos cambios afectan el modo de impartir la educación, así también la reforma más reciente que llega con la Nueva Escuela Mexicana.

“Lo que nos afecta, como todas la reformas, es que cambian perfiles. Modifican los perfiles de docentes de cada asignatura y también los planes de estudio. También reducen horas, y en este caso estamos luchando también por los compañeros que acaban de ingresar”, describe la maestra Verónica.

Frente a la crítica de que los alumnos llegan a la universidad sin leer o escribir, ella asegura:

“Ahora nos acaban de mandar el nuevo mapa curricular y se reducen a tres horas las clases. Entonces a nosotros nos mueve mucho porque siempre ha sido criticada esa cuestión, en las evaluaciones de la OMS dicen que estamos a un nivel deficiente en cuanto a habilidades, de matemáticas y de lectoescritura. Pero ¿la estrategia es reducir horas? No sabemos en qué benefician estas reformas”, dice amargamente la maestra, quien también asiste al mitin.

Ella describe que, muchas veces, las maestras no trabajan en las mejores condiciones y su labor se ve mermada ante el exceso de trabajo y la sobresaturación de salones de clases:

“Una mejor educación también depende de mejorar las condiciones laborales. Desde mi perspectiva es que haya esta motivación. Habemos profesores realmente entregados a la causa de la educación, muy comprometidos, pero hay otros que, aunque quieran, pues tienen que salir de escuela en escuela para ir a dar otras pocas horas; para irse a otra escuela; o para irse a otro trabajo porque no les alcanza. Sin olvidar que, solo en Bachilleres, atendemos entre 450-500 estudiantes cuando somos profesores de tiempo completo. Yo tengo ocho grupos o nueve grupos de 45 a 51 alumnos por salón. Y luego cómo evalúas…”.

La maestra Verónica sostiene una de las banderas rojas del SINTCB. Las personas presentes exigen en el micrófono que el director del Colegio de Bachilleres, Víctor Sánchez Gonzalez dé respuesta a las demandas. También piden que ordene a su personal y directivos un alto al acoso laboral que se ha estado presentando con docentes que están más activos en las actividades de protesta.

A su parecer, lo que hacen la Usicam y la SEP es “echarse la pelotita en el conflicto”, dice Verónica. Después de que realizaran el mitin, las maestras consiguieron que entrara un grupo de profesores a dialogar con las autoridades de la Subsecretaría de Educación Media Superior. Después de ello, el 18 de enero tuvieron una reunión con La comisión revisora del Colegio de Bachilleres. El siguiente paso es una protesta en Palacio Nacional, convocada para el 30 de enero, si no se resuelven sus demandas, se van a huelga en febrero.

La dignidad magisterial

La maestra Clara Rosas Acosta da clases en el plantel 4 de Culhuacan Lázaro Cárdenas. Da clases del área de Ciencias Sociales y Humanidades. Para ella, es muy importante que los planes anticorrupción del gobierno de López Obrador lleguen a las estructuras del Colegio de Bachilleres, pues a su parecer eso no se ha modificado al interior. Al contrario, se está faltando al objetivo de redignificar la labor docente.

“No podemos dejarnos llevar por toda la parafernalia política, revalorar la labor docente, dignificarla, es también darle un buen salario para que sea un trabajo 100% redituable y que vaya en miras de dar una educación de calidad. Eso es el trasfondo. Se está faltando a eso, y no cumple dado que es un gobierno con mucha legitimidad”, asegura la maestra que asiste al mitin porque busca cambiar la situación que vive a diario. 

Para ella hay un problema con el modelo neoliberal y el derecho a la educación, ya que la tendencia es que poco a poco la educación pública se privatice. Esto, dice, es en detrimento de la educación de calidad y la libertad. Clara reflexiona:

“La educación pública está subcontratando a maestros para el nivel medio superior porque la educación en este país tiene un peso importante por ser pública y gratuita. Se enfocan en el nivel de educación básica,  preescolar, primaria y secundaria. Y hasta ahí. Pero se les olvida que la educación obligatoria es hasta el bachillerato. Ahí hay un vacío y ahí estamos viendo el problema, pues lo que llegará va a ser el 100% de la privatización educativa”, teme la maestra.

Y añade que “se requieren condiciones laborales dignas para que también eso repercuta en la calidad de la educación, y queremos ver esas condiciones laborales dignas: un salario que esté por encima de la inflación que estamos viviendo; un salario que sea estable. Por lo tanto, ahí es donde viene la basificación a los profesores y posibilidades de ascenso laboral”, reclama la maestra Clara.

Clara porta una playera deportiva que tiene un letrero con la leyenda “Colegio de Bachilleres”. Se siente orgullosa de dar clases ahí, pero también siente cierta desesperación de que no les dan respuesta desde el 3 de agosto del 2022. Dese ese tiempo, sus demandas se han incrementado.

La maestra Verónica cita una frase de Barreiro para inspirar a las personas y reivindicar la labor docente:

“La educación es un acto de amor, de coraje; es una práctica de la libertad dirigida hacia la realidad, a la que no teme, más bien busca transformarla, por solidaridad, por espíritu fraternal”.

Botas llenas de Tierra. Tejedora de relatos. Narro sublevaciones, grietas, sanaciones, Pueblos. #CaminamosPreguntando De oficio, periodista. Maestra en Comunicación y cambio social. #Edición #Crónica #Foto #Investigación