º

Texto y fotos: Al-Dabi Olvera y Daliri Oropeza

4 de octubre de 2018

Pueblos de Texcoco enlistan agravios por aeropuerto

Integrantes del gabinete de López Obrador se reunieron con representantes de los pueblos afectados por la construcción del Aeropuerto de Texcoco. Los afectados les hablaron del daño ambiental, pero también social y político que han padecido; exigieron la visita a sus comunidades  y el cese de la obra. El equipo de funcionarios escuchó las demandas y se comprometieron a visitar la zona

Un niño originario del pueblo de Nexquipayac, ubicado en la orilla del lago de Texcoco dice: Yo prefiero el lago”, luego pregunta: “¿Usted, qué prefiere?”.

Frente a él está de pie el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes del gabinete de Andrés Manuel López Obrador, Javier Jiménez Espriú, quien le da la vuelta a la pregunta: “Yo prefiero lo que digan todos los mexicanos”.

Una señora con un letrero con el nombre de su pueblo le revira: “se le hizo una pregunta”.

Al final, Jiménez Espriú termina con un botón en el saco que dice “yo prefiero el lago”, el cual le colocó el pequeño.

Por primera vez en 17 años de defensa de su territorio, los pueblos afectados por el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México construido sobre el vaso del antiguo lago de Texcoco logran ser escuchados, de tú a tú.

Ante siete personas que ocuparán cargos públicos de alto nivel en el próximo gobierno obradorista, hicieron un resumen de los agravios sociales, comunitarios, territoriales y ambientales derivados del megaproyecto.

A diferencia de Jiménez Espriú, Jesús Ramírez, próximo vocero de la presidencia, respondió al niño: “Yo prefiero la vida, el lago de Texcoco y los pueblos”. Y Adelfo Regino, encargado de la futura institución de pueblos indígenas, fue más allá y explicó: “Para los pueblos mixes, este lugar se llama ojo de agua, fue donde se asentó Tenochtitlán. El ojo de agua es la esencia de este lugar, con esta cosmovisión yo diría queremos el lago”.

Después, un estruendo de voces sonó en sala del Club de periodistas: “¡El agua es vida y la vida se defiende!”.

Los territorios tuvieron voz en este diálogo. Los afectados se colocaron un papel con el nombre de su pueblo en el pecho. No solo Atenco, referente de la defensa de la tierra en México, sino Texcoco, Nexquipayac, Acuexcomac, Tocuila, enlistaron las graves afectaciones por estar a la orilla del lago; Tepetlaoxtoc, Tezoyuca, Atlazalpa, Chiconautla, Tlalmanalco, Tlapacoya, San Juan de las Pirámides,Tecuautitlan, Ixtapaluca, Ixtlahuaca, Chipiltepec, Acolman, Amecameca, Tlaminca, afectados por la extracción pétrea en sus cerros y por el vertedero de desechos tóxicos.

Pueblos presentan carteles del territorio afectado

También dieron cuenta de la destrucción del tejido social, detenciones arbitrarias, sufrimiento, tortura sexual, asesinatos como ocurrió en el operativo que ordenó en el 2006 Enrique Peña Nieto cuando era gobernador del Estado de México, además del reciente asesinato de Jesús Ramos Arreola, defensor del cerro de Tenayo, opositor a la obra.

Felipe Álvarez, originario de Nexquipayac, quien estuvo preso cuatro años en el penal de máxima seguridad de Almoloya, pidió rehidratar el Lago: “Vuelvan a llenar el lago, que se rehidrate, que sea el lago de antes, como cuando tenía 5 o 6 años”. A Alejandro Encinas, próximo subsecretario de Derechos Humanos, le dijo que la represión de 2006 fue un crimen de lesa humanidad. A Adelfo Regino le dijo que la autonomía de los pueblos ha sido violada durante todo el proceso de este proyecto aeroportuario.

Como ya lo había expresado en Twitter, Encinas aseveró de entrada, “Yo prefiero el lago” y recordó que el aeropuerto fue planeado desde 1998, durante la administración del expresidente Ernesto Zedillo. Encinas aseveró que las administraciones perredistas capitalinas, hasta el 2012, negaron su construcción. “Este proyecto es un enorme error, todavía existe posibilidad de rescatar la zona lacustre, el patrimonio histórico paleontológico de mesoamérica”. Además, aseguró que asumirán responsabilidades institucionales frente a las violaciones a Derechos Humanos.

Marta Ruiz, habitante del pueblo de Acuexcomac, detalló de manera precisa las estrategias de despojo implementadas contra sus comunidades, desde el racismo hasta la compra de autoridades, la compra de tierras o la invasión de asambleas con golpeadores. En su turno, Román Meyer, próximo titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano, detalló que el equipo obradorista no tiene claridad sobre los programas urbanos competentes a este megaproyecto en la zona.

Josefa González, propuesta para ser secretaria de Semarnat, dijo que la manifestación de Impacto Ambiental solo fue realizada en el polígono de la obra y no tomó en cuenta las implicaciones regionales. Ella también se pronunció: “El derecho al agua es más que el derecho económico”.

El equipo del futuro gobierno presente insistió en la herramienta de consulta pública como instrumento para resolver este conflicto. Sin embargo, varios integrantes de pueblos reviraron que esta consulta debió de ser previa a iniciar la construcción y que debió ser exclusivamente a los afectados de la obra en su carácter de pueblos originarios.

El ingeniero Juan José Agustín, quien es parte del equipo de apoyo de los pueblos afectados, dijo que el proyecto aeroportuario va en contra de la propuesta de descentralización que propuso el presidente electo y exigió que se cancelara la construcción mientras se realiza la consulta, lo cual provocó un grito unánime: “¡que se suspenda!”. Y Juan Pablo Muriño, habitante del municipio más afectado por la extracción de materiales pétreos para el relleno del lago, Tepetlaoxtoc, aseveró que existen más de 150 minas en el oriente del Edomex y al menos 60 se encuentran en su pueblo. Denunció que el NAICM también implica proyectos complementarios que afectan a las comunidades y preguntó. “¿Cuánto cuesta un ecocidio?”.  A lo largo de todo el diálogo, los pueblos lanzaron las mismas consignas con machete en mano y con la misma fuerza que cuando marchan:

“Ni hoteles ni aviones, la tierra da frijoles”
“La tierra no se vende, se ama y se defiende”
“Agua sí, aviones no”

Octavio Jiménez, habitante de Tezoyuca optó por no hablar desde el estrado: “Voy a hablar desde aquí abajo porque soy parte del pueblo aunque si estuviera tan abajo como el agujero de mi pueblo, ya estuviera 80 metros bajo tierra”. Alzó su machete para hablar de frente a frente a los futuros funcionarios, así, con voz firme, calificó como una onda expansiva y destructora este megaproyecto. Lanzó con su voz y el filo de su machete una provocación: “los invito a que recorran nuestros municipios y vean la afectación real, que se paren al borde del abismo”.     Entonces, una celebración unánime se alzó y Jiménez Espriú no tuvo más que aceptar. Como, Octavio replicó: “saliendo de aquí nos podemos ir”.

Jiménez Espriú atajó en su turno que ya no pudo darse una consulta previa libre e informada pero insistió en la consulta pública como un tema para todos los mexicanos. La próxima titular de la Secretaría del Bienestar, Maria Luisa Albores, dijo conocer de cerca a lucha de los pueblos por el territorio, por lo sería importante reforzar a nivel comunitario la toma de decisiones.

Finalmente, los representantes del obradorismo se comprometieron a buscar vías para detener la extracción pétrea. Sin embargo, la ausencia de la voz de Andrés Manuel López Obrador, la falta de respuesta directa de Jiménez Espriú, mantiene la incertidumbre que han sufrido estos pueblos desde el 2001.

Obdulio Ruiz del pueblo de Tocuila, dedicado a la recolección de alimento donde antes estaba el lago, sostiene el nombre de su pueblo.

¿Cómo ves, Obdulio?

"Se ven accesibles, pero vamos a ver la verdad en el territorio”.

Ignacio del Valle, una de las caras más visibles de la resistencia Atenquense, se encontraba a su lado.

¿Qué va a pasar Nacho?

Con toda una vida gritando detrás de sí, responde con ingenio:

“No va a pasar”.

Al final, el vocero Jesús Ramírez dijo que esta reunión es el inicio del diálogo, que a partir de la siguiente semana el gobierno electo propuso mesas sobre violaciones a derechos humanos, detenciones, asesinatos, encabezada por Alejandro Encinas. También se comprometió a visitar la zona devastada por la extracción de material pétreo. 

 Representante de Vecinos Unidos de la GAM 

Nuestra cobertura sobre este tema:

De Atenco a AMLO: “No le des el avión al pueblo

”Detrás del muro del nuevo aeropuerto: la historia que nadie ve

Esta lucha es por el territorio


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: http://www.piedepagina.mx".

Categoría:  Noticias y entrevistasTransición 2018 Despojo / Megaproyectos. Resistencias Locales