Texto: Arturo Contreras. Foto: Fernando Santillán

27 de agosto de 2018

Pros y contras del NAICM

En un mensaje por redes sociales, noche Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, enumera una serie de pros y contras sobre los dos proyectos que existen para un Nuevo Aeropuerto para la Ciudad de México, aquí enumeramos algunos de ellos y profundizamos en la información dada 

Ayer por la noche Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, publicó un video en sus redes sociales en las que hace “la primera llamada” para la consulta nacional que realizará sobre la construcción de un Nuevo Aeropuerto Internacional en la Ciudad de México.

En el mensaje, aseguró que, a pesar de que no es un tema que afecte a todo el país, pues la obra tendrá mayor impacto en la región centro del país, y no todo mundo viaja en avión, es un tema que le debe importar a todo el país, pues el dinero del presupuesto federal, con el que se financia su construcción, “es dinero de todo el pueblo”.

A resumidas cuentas, el presidente electo enumera las causas a favor y en contra de los dos proyectos sobre los que se consultará a la ciudadanía el próximo octubre:

Seguir construyendo el nuevo aeropuerto de Texcoco:

  • Ya se gastaron 60 mil millones de pesos en su construcción, y hay otros 100 mil millones comprometidos. De acuerdo con el mensaje del presidente electo, el costo total será de 300 mil mdp. Hace un años y medio, el costo del mismo estaba estimado en 160 mil, según cifras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.
  • Al terminarlo, se tendrían que cerrar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Santa Lucía, porque no podrían funcionar al mismo tiempo, por la interferencia aérea
  • No es el mejor suelo. Donde se está construyendo, el lago de Texcoco, tiene un terreno fangoso, en donde hay hundimiento y no es el mejor terreno para construir. Parte de lo que se ha invertido se ha destinado a rellenar la superficie de pistas y el terreno de la construcción
  • El costo ambiental: Para que el aeropuerto funcione, se tendría que desecar el lago Nabor Carrillo, que logró el propósito de que regresaran aves migratorias. Los técnicos sostienen que no podría funcionar el aeropuerto con el lago, por los pájaros. El lago se convertiría en un vaso regulador, una alcantarilla para aguas negras.

Al respecto la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena, refirió en meses pasados que se necesita un estudio de cómo la desecación del lago.

Esto podría afectar a toda la Cuenca del Valle de México, pues el nuevo aeropuerto se construye en el punto más bajo de la cuenca, donde se infiltra la mayor cantidad de agua y recarga los mantos acuíferos de todo el valle, como lo ha señalado el Maestro de la Universidad Autónoma de Chapingo, Sócrates. Silverio Galicia Fuentes, quien ha estudiado a profundidad la región.

En su momento, el lago Nabor Carrillo fue una muestra de recuperación ecológica en México, pues se logró restaurar fauna y flora de la región.

Construir el aeropuerto en Santa Lucía, y hacerle dos pistas más.

  • Se tendría que cancelar la obra en Texcoco y utilizar el terreno para otra cosa, construir edificios de poca altura, que requieren de poca cimentación y que se le de otra utilidad al terreno
  • La base aérea de Santa Lucía se encuentra más lejos que el aeropuerto que se construye en Texcoco, por lo que, de construirse ahí un nuevo aeropuerto, habría que construir una línea de comunicación, una carretera de 38 a 40 kilómetros, que conecte con el aeropuerto Benito Juárez. Esto podría resultar en una importante pérdida de tiempo en vuelos de interconexión.
  • De acuerdo con un estudio realizado por la Corporación Mitre, misma que realizó el estudio de viabilidad aérea para el aeropuerto de Texcoco, la operación del aeropuerto de Santa Lucía junto con el de Benito Juárez es inviable, pues no habría suficiente separación vertical en la ruta de los aviones de ambos aeropuertos, por lo que podrían haber “interferencias”.
  • Sin embargo, el presidente electo, asegura que hay otros estudios realizados por un grupo de especialistas chilenos que refieren a que la operación de ambos es viable. Sin embargo, esta opcíon requeriría un estudio que costaría 150 millones de pesos, para saber si pueden funcionar al mismo tiempo.
  • El terreno en Santa Lucía, a diferencia de el de Texcoco, es terreno firme, por lo que el costo de la ampliación de sus pistas sería menor, de al rededor de 80 o 100 mil mdp. Además, no necesitaría un mantenimiento tan costoso como el Nuevo Aeropuerto.

Al final del video, Obrador asegura que esta consulta representa la entrada al cambio democrático en el país, pues se estaría haciendo un ejercicio de democracia participativa y no representativa.

“No es que ya, elegimos a nuestros gobernantes y que ellos decidan. No, elegimos a los gobernantes, y ellos van a mandar obedeciendo”, asegura en el mensaje.

En esta liga se pueden consultar todos los documentos que el presidente electo ha puesto a disposición pública y que detallan los estudios y viabilidad de ambos proyectos aeroportuarios.

A continuación el mensaje en video que se publicó a través de redes sociales:

 

 

Nuestra cobertura sobre este tema:

De Atenco a AMLO: “No le des el avión al pueblo”

Detrás del muro del nuevo aeropuerto: la historia que nadie ve

Esta lucha es por el territorio 


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: http://www.piedepagina.mx".

Categoría: Noticias Transición 2018

Arturo Contreras

Arturo Contreras

Periodista en busca de nuevas maneras de contar historias y así dar un servicio a la ciudadanía: Crowdsourcing, datos y nuevos medios. Crónica y narrativa.

Fernando Santillán

Fernando Santillán

Periodistas Multimedia