Texto: Ana Cristina Ramos. Fotos Greta Rico / ProDESC

27 de mayo de 2018

Entre la reconstrucción y la energía

El juzgado primero de Distrito de Oaxaca suspendió definitivamente el proceso de consulta en el pueblo de Unión Hidalgo para la creación o cancelación de Gunaa Sicarú, que sería el segundo parque eólico más grande de Oaxaca.  ¿El motivo? La “falta de condiciones naturales y sociales que existen” debido, entre otras cosas, a los sismos de septiembre del año pasado y las elecciones
Aunque las partes interesadas todavía pueden recurrir para que se efectúe la consulta, la resolución del juzgado se suma a otros factores que la han frenado durante casi un año

Desde que la Comisión Reguladora de Energía le entregó el permiso a la empresa Eólica de Oaxaca, S.A.P.I. de C.V., filial de la empresa EDF el 29 de junio del 2017; los oaxaqueños de Unión Hidalgo en el Istmo de Tehuantepec empezaron a vivir la fábula de Pedro y el Lobo: ¡Ahí viene la consulta!, parecían gritar las partes involucradas, una consulta que decidiría la construcción del nuevo parque o su cancelación. Pero, en la que los opositores al proyecto acusaban que tendría mano negra.

Oaxaca es la primera fuerza de energía limpia en país y se tiene previsto que para el 2020 duplique la cantidad de energía que genera. Sin embargo, acusan opositores, las promesas que las empresas han hecho a los pueblos respecto a la construcción de escuelas, hospitales, plantas de tratamiento de agua; subvenciones en los pagos de la luz; contratos de pago mensuales –y no por año–, para los arrendatarios, donde se instalan los aerogeneradores, no se han cumplido. Además, la palabra de ofrecer empleo ha servido para dividir a las comunidades y sólo duran mientras se construye el parque.

Pero el pueblo de Unión Hidalgo quiere ser consultado.

Primera llamada

Primero fue la tierra. El proceso de consulta se preparaba desde mediados de 2017; sin embargo, el 7 de septiembre, el terremoto de 8.2 grados que devastó la región puso freno. Después de ese día, la comunidad estaba demasiado ocupada salvándose como para pensar en consultas. El sismo dejó 10 mil personas afectadas; sólo en la comunidad de Unión Hidalgo hubo 4 mil viviendas dañadas, 70 por ciento son de perdida total y el porcentaje de reconstrucción hasta ahora es del 20 por ciento.

Paradójicamente, ninguno de los 24 parque eólicos que operan en todo el Istmo de Tehuantepec dejó de funcionar.

Gabriel Sánchez, habitante de Unión Hidalgo, resumió frente a la Secretaría de Gobernación (Segob), “no se puede hablar de consulta si primero no hay derecho a vivienda digna”.

Segunda llamada

A mediados de febrero del 2018 se empezó a correr el rumor; Juan Antonio López, abogado de ProDESC, habló con el presidente municipal de Unión Hidalgo, con el Secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Social de Oaxaca, esta vez la consulta parecía inminente, pero la indignación de la gente también fue automática.

El abogado lo explicó así: “Porque hay un duelo y porque siguen los temblores en la región el iniciar una consulta no tendrías una participación real ni un proceso libre, porque las empresas y el gobierno podrían utilizar esta necesidad para jalar apoyo hacia su proyecto.”

El miércoles 11 de abril del  2018 llegaron representantes de la Secretaría de Energía (Sener), la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), la Secretaría de Asuntos Indígenas y el alcalde de Unión Hidalgo para convocar al proceso de asamblea por la construcción del parque eólico Gunaa Sicarú, un desarrollo de EDF.

En el pueblo de Unión Hidalgo se reunieron aproximadamente 300 pobladores. Bajo el techo de un salón de fiestas, propietarios, opositores y sociedad civil se sentaron para la primera junta donde se establecen los acuerdos previos, ¿cómo será todo el proceso de la consulta?

Diana Manzo reportera del Istmo de Tehuantepec narra cómo es que se fue dividiendo la comunidad, los dueños que ya rentaron sus tierras a la empresa insisten que el proceso se acelere, mientras que el resto de la comunidad tiene reservas, porque el parque eólico anterior, DEMEX, no le trajo ningún beneficio a la comunidad.

Antes de concluir la asamblea, Salazar Gil, director de Impacto Social y Ocupación Superficial de la Secretaría de Energía (Sener), mencionó que el día anterior recibió una notificación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) donde le informaron que emitieron medidas cautelares para la suspensión de la consulta. La reunión se suspendió.

En aquel momento, la abogada de la organización Proyecto de Derechos Económicos Sociales y Culturales ProDESC explicaría más tarde que la pelota está en la cancha de la Sener, “ellos deciden si toma las medidas cautelares o no”.

Un día después el juzgado de primero de distrito de Oaxaca sentenció la suspensión provisional del proceso de consulta. Ésta se hizo definitiva el 3 y 4 de mayo.

La sentencia advierte: por no existir condiciones naturales (dado el sismo ocurrido en septiembre de 2017 y los subsecuentes), ni condiciones sociales por los conflictos internos que pudieran surgir en la propia comunidad dados los próximos plebiscitos electorales a nivel municipal.

Wilson Sánchez Chévez, alcalde de Unión Hidalgo que busca reelegirse, es uno de los principales promotores del parque eólico. Insiste: “Queremos el desarrollo del pueblo”

En el pueblo muchos lo conocen como el presidente a través de las eólicas, su administración y campaña se centraron en los parques eólicos.

No dan por muerta la consulta. Las partes interesadas pueden recurrir...


¿Quién busca la energÍa?

 
La empresa trasnacional EDF, Electricité De France, llegó a México en el año 2001; desde entonces han instalado tres parques de energía eólica en el Itsmo de Tehuantepec: La Mata La Ventosa, Bii Stinu y Santo Domingo.

Hay dos proyectos más en puerta: Bluemex Power, una planta de energía solar en el estado de Sonora y el nuevo proyecto eólico, Gunaa Sicaru o también conocida como Eólica de Oaxaca, S.A.P.I. de C.V.

En la página oficial de EDF México en su apartado de Responsabilidad Social ellos aseguran: El desarrollo de proyectos puede revitalizar económicamente una comunidad local, a través ingresos fiscales y por arrendamiento de terrenos, y también durante la fase de construcción, que genera un incremento en la actividad de las empresas locales y la creación temporal de trabajos.

Pero, ¿para quién es la energía que producen estos parques? En un folleto donde viene desglosada la información de los proyectos se ve que los beneficiarias de esa energía son otras empresas: Walmart, Grupo Herdez, Grupo Modelo y ArcelorMittal.

Durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático en Paris (COP21) donde se definió el acuerdo histórico para reducir las emisiones gas invernadero, la sociedad civil le adjudico a la empresa EDF uno de los premios Pinocho, un galardón otorgado a compañías, gobiernos o mandatarios por su  comportamiento durante el evento.

¿La razón? Por haber utilizado su controvertido patrocinio para “vender” la energía nuclear como energía limpia y por sus inversiones en combustibles fósiles, ya que cuenta con 16 centrales eléctricas de carbón en todo el mundo, entre ellas una de las más sucias de Europa.

Lee más sobre este caso


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: http://www.piedepagina.mx".

Categoría: Crónicas y Reportajes, Despojo / Megaproyectos

...

Ana Cristina Ramos

Periodista que sueña con pajares de agujas, misterios sin escribir y un mundo por explorar.