Foto: Duilio Rodríguez

Miles de personas que buscan llegar a Estados Unidos han quedado varadas en el territorio mexicano por las políticas antimigrantes de Donald Trump. Su gobierno no ha logrado sacar a México una declaración formal de “tercer país seguro”, pero lo cierto es que, frente la amenaza de una guerra comercial con el país del que depende nuestra economía, las fronteras mexicanas están selladas. La única manera de evadir la imposición de hacernos cargo de los refugiados es promover el desarrollo en Centroamérica (un nuevo Plan Marshall, le dicen).

Este multimedia, posible gracias a una alianza de tres medios: Pie de Página, Chiapas Paralelo y La Verdad, busca contar cómo se viven estos días de turbulencia desde este lado de la barda perimetral que ha construido Estados Unidos, no desde ahora, sino desde 1993 y que desde entonces estamos pagando los mexicanos.

Es un recorrido por la frontera norte, desde Playas de Tijuana hasta Playa Bagdad, desde el desierto hasta el río Bravo, que bajar hacia el sur por la frontera vertical que llega a la selva y termina en el Suchiate, para mostrarnos, los efectos de una política devastadora surgida y dirigida desde Estados Unidos y de la que han sido cómplices silenciosos todos los países