A pesar de que el gobierno de Medellín, la capital latinoamericana de la innovación, puso escaleras eléctricas para facilitar los traslados en algunas zonas de San Javier, recorrer sus escondrijos aún es un reto Foto: Ximena Natera

Durante las operaciones militares, que según pobladores del barrio, se hicieron en conjunto con los paramilitares, miles de personas desaparecieron. Familiares esperan se encuentren en los tiraderos de escombros al borde de la ciudad. Foto: Ximena Natera

Foto: Ximena Natera

Foto: Ximena Natera

Foto: Ximena Natera

Foto: Ximena Natera

 Foto: Ximena Natera

Las madres no dejan de buscar a sus familiares desaparecidos, y de llorar a los que murieron; pero lo que más buscan, es justicia y una paz duradera para el futuro. Foto: Ximena Natera

Hombres jóvenes y adultos fueron las principales víctimas los operativos en San Javier; ello obligó a muchas mujeres a ser cabezas de familia y el sustento de sus hogares. Foto: Ximena Natera

Fotografías: Ximena Natera

16 de octubre de 2016

San Javier: la vida después de Orión

Un retrato fotográfico del barrio más conocido de Medellín, en el aniversario 14 del Operativo Orión, la incursión policiaca-militar urbana que dejó una marca indeleble en la ciudad que hoy se considera entre las más innovadoras del mundo

MEDELLÍN, COLOMBIA.- San Javier es quizá el barrio más famoso de Medellín. Está encaramado en uno de los cerros que limitan la ciudad. En sus calles empinadas las pendientes alcanzan inclinaciones de 60 grados, y decenas de escaleras conectan callejuelas, glorietas y corredores, atiborrados de casas de ladrillos rojos, construidas por sus moradores.

San Javier es el más grande de los barrios de la Comuna 13, una de las 16 comunas en las que se divide la ciudad. Tiene reputación de ser un barrio duro y peligroso. Pero San Javier es, sobre todo, pobre. Sus callejuelas esconden un laberinto de miseria que atrapa y aísla a sus habitantes.

Hace 14 años, en la madrugada del 16 de octubre de 2002, más de 1200 militares sellaron el barrio durante varios días, en la mayor operación militar realizada en una ciudad colombiana. El Operativo Orión fue parte de la política de “seguridad democrática” del expresidente Alvaro Uribe. El objetivo eran las milicias urbanas, asentadas en la comuna desde dos décadas atrás. Y sí, las acabaron. Pero también dejaron una huella imborrable en la ciudad: grupos de la sociedad civil hablan de más de 300 desaparecidos, aunque no hay registros que permitan conocer la verdad. Las mujeres que formaron el grupo Madres Caminando por la Verdad piensan que pudieron ser tirados en La Escombrera, una montaña donde se tiran desechos de cascajo. Catorce años después, siguen buscando a sus hijos. De los escombros de ese día, el barrio reconstruye la memoria.

Medellín se considera una de las ciudades más innovadoras del mundo, entre otras cosas por las escaleras eléctricas que se construyeron en este barrio, las bibliotecas populares, el metro cable y otros proyectos comunitarios. Pero fuera de las escaleras, cuando las sombras cubren las callejuelas del barrio, la miseria que dio origen a la guerra muestra su rostro.


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: http://www.piedepagina.mx".

Categorías: Galería, DesigualdadMemoria /Desaparecidos

Ximena Natera

Fotografías: Ximena Natera

Soy aspirante a la buena imagen, a la buena crónica, a la buena historia, soy aspirante al buen periodismo. Las historias de horror, miedo e injusticia que vimos y escuchamos a lo largo del camino me dejaron un hoyo en el estómago, la única manera que encuentro para cerrarlo es compartir estas mismas historias una y otra vez, con la esperanza de que la indignación se propague y, como dice el periodista Oscar Martínez, contribuya a iluminar poco a poco las esquinas oscuras.