Resistencias

Búsqueda avanzada
Aquí nacimos y aquí vamos a morir

“Aquí nacimos y aquí vamos a morir”

Esta semana el presidente Enrique Peña Nieto anunció 4 nuevas áreas naturales protegidas, la “máxima superficie que nunca se haya decretado”. Lo que pareció una decisión de responsabilidad ambiental es una historia de despojo en Chiapas, donde comunidades originarias de la selva serán desplazadas.

Granada, un pueblo que se niega a olvidar

Granada, un pueblo que se niega a olvidar

El 6 de diciembre de 2000, un coche bomba con 400 kilogramos de dinamita destruyó el centro del pueblo, marcado por el conflicto entre guerrilla y paramilitares. Sus pobladores no se conformaron con llorar. En tres años, organizaron la reconstrucción. Luego hicieron un memorial para recordar a sus ausentes. Y cada mes, desde entonces, les ponen velas para iluminarlos.

En Chiapas, indígenas rechazan proyectos extractivos

En Chiapas, indígenas rechazan proyectos extractivos

Demandan respeto a la libre determinación sobre su territorio, y acuerdan construir gobiernos comunitarios

La generación que se niega a matar

La generación que se niega a matar

Afuera del proceso institucional que busca el fin del conflicto armado en Colombia, un sector de la sociedad trabaja desde hace tiempo en su propia construcción de paz. Son jóvenes que se niegan a matar y a seguir siendo asesinados. Y que con distintas formas, sus formas, encabezan su propia resistencia.

Proyecto Ruelas: cuando el teatro sí cura el alma

Proyecto Ruelas: cuando el teatro sí cura el alma

Decir que el teatro cura el alma puede ser un lugar común. Pero cuando mujeres de comunidades pobres superan la condena que los usos y costumbres les imponen, entonces la frase cobra sentido. Eso ocurre con Proyecto Ruelas, un experimento artístico que por medio del teatro permite a quienes lo practican entender que la vida no es lo que otros dicen que debe ser.

Cuerpos gramaticales, espacio para la memoria

Cuerpos gramaticales, espacio para la memoria

En uno de los barrios afectados por la guerra, cerca de 50 personas se “sembraron” en el pavimento, para construir memoria y demostrar la capacidad de los cuerpos y las comunidades de renacer a pesar de las adversidades.