Tres miradas sobre la política de drogas (11)

Texto: Daniela Rea y Mónica González Fotografías: Mónica González

19 de abril de 2016

Las violencias de la guerra contra las drogas (12/12)

Con la palabra drogas las primeras imágenes suelen ser consumidores que las fuman o se inyectan, o el retrato de policías y soldados en combate. Pero la realidad es muy distinta. La política prohibicionista contra las drogas ha dejado una larga y profunda estela de violencia, donde las víctimas son lo que menos importa.

NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS.- Las víctimas de la guerra contra las drogas tienen muchos rostros: son jóvenes desaparecidos o asesinados por los carteles, comunidades criminalizadas y encarceladas por el consumo, son quienes mueren por sobredosis o por probar drogas contaminadas debido a la no regulación y fabricación clandestina de los enervantes.

Cada año, alrededor de 187 mil personas en el mundo mueren por el consumo de drogas. En cambio, sólo uno de cada seis dependientes de las drogas tiene acceso a tratamientos por adicción.

Mientras los países encabezan guerras contra el narcotráfico, las víctimas se acumulan en el mundo.

Estos son los testimonios de madres, hermanos y padres de México, Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Afganistán que reclaman un cese a la criminalización del consumo y una nueva política de atención a las drogas. Las familias se encontraron en una protesta ante la sede de la ONU en Nueva York, en la víspera de la Asamblea General, que por primera vez en 20 años vuelve a tener como tema central la política de drogas.

Maricela Orozco / México

Estoy aquí por el secuestro de mi hijo Gerson y el asesinato de mi hijo Alan y el asesinato de mi yerno Miguel. A Gerson lo secuestraron el 15 de marzo del 2014 en Medellín, Veracruz. Se pagó rescate y nunca lo regresaron. Su hermano Alan, de 15 años, y Miguel, de 25, fueron a buscarlo y los asesinaron. Yo después de eso tuve que salir de Veracruz, desplazada, porque las autoridades decían que mi vida, la de mi hija y mi esposo corrían peligro.

La guerra contra las drogas trae la militarización y en vez de acabar con los cárteles, está acabando con nuestros jóvenes. Aquí hemos conocido a muchas madres que han perdido a sus hijos por la guerra contra las drogas. Me uno a ese dolor, sé lo que es perder a un hijo, queremos más educación sobre el consumo de drogas, en vez de que los estén encarcelando o matando.

Jennifer y Steve Woodside / Canadá

Mi hijo es Dylan Bassler. Tenía 21 años cuando murió por consumo de drogas, el 4 de abril del 2014. El consumió una droga mezclada, street oxy, que venía combinada con fentany. Ese día se fue a dormir y no despertó.

El fentanyl es un opiáceo sintético, similar, pero mucho más potente que la morfina. Usualmente se usa para tratar a pacientes con fuertes dolores crónicos, pero el relacionado con las recientes muertes por sobredosis es producido en laboratorios clandestinos y mezclado con heroína o cocaína en forma de polvo. Así se incrementa su potencia, el nivel de adicción y se abarata su costo.

La política contra las drogas no está funcionando. El combate no es atacar, sino educar a la gente en el consumo. Hay un estigma muy fuerte hacia los jóvenes y la gente que consume es criminalizada, así se inhibe la búsqueda de apoyo y atención médica. Nuestro hijo no sabía que estaba consumiendo esto. Él era pintor, un artista y su existencia quedó trunca.

Anne-Marie Cockburn / Reino Unido

Mi hija murió hace dos años. Salió de mi casa un sábado por la mañana, tomó un polvo y murió dos horas después. Era mi única hija. Supimos que tomó éxtasis en un 91 por ciento de pureza, lo suficiente para drogar 5 o 10 personas. Desde entonces abogo para que las sustancias ilícitas sean reguladas, creo que si Martha hubiera tomado algo con la calidad y la pureza regulada, aún estaría viva.

Ella quería tomar drogas, pero no quería morir. Ningún padre quiere ninguna de las dos cosas, pero no puedes recuperarte de la muerte. Estoy aquí porque quiero que los representantes de la ONU escuchen nuestros gritos de nuestras pérdidas. No quiero que el mundo pierda a otra Martha.

Escribí el libro "5 mil 742 días" que son los días que mi hija vivió. Lo empecé seis horas después de que murió y lo terminé 102 días después, cuando ella habría cumplido 16 años. Es la historia de mi pérdida. Amé ser la madre de Martha y ahora estoy poniendo esta energía en asegurar que otras familias no tengan esta pérdida. Ella era estudiante, era la cuarta vez que consumía éxtasis, la suya no fue una muerte por adición, fue una muerte por curiosidad.

Peter Muyshondt / Bélgica

Mi hermano Tom murió por una sobredosis de drogas, alcohol y medicinas. Yo era policía, construía una carrera en un camino, él era consumidor de drogas y hacia su propio camino, completamente contrario. En Bélgica ser consumidor de drogas es un delito, entonces para esas leyes mi hermano era un criminal y fue detenido muchas veces, yo mismo tuve que detenerlo.

Fue muy difícil tener una relación con él y él tuvo muchos altibajos. Mi hermano murió en 2006 por una sobredosis de heroína, cocaína, alcohol y medicina, no sé si fue un suicidio, él no tenía atención médica y estaba muy cansado de tratar de salir adelante y no poder hacerlo. La guerra contra las drogas hace más daño que las drogas mismas.

Esta, mi historia, puede ser la historia de tu hermano o de tu hermana.

Murtaza Majeed / Afganistán

He perdido a un primo de 16 años y a cuatro amigos de 18 años. Todos murieron por sobredosis en Afganistán. Todo mundo habla de que Afganistán es el principal productor de opio en el mundo, pero a nadie le importa hablar de quienes ahí lo consumen, solo se habla de erradicar la siembra, pero no de como erradicar el consumo. A nadie le importa el daño que la guerra contra las drogas ha tenido en mi país, no hay atención médica para los que consumen, hay una persecución de los consumidores y las drogas no reguladas cada vez son más adictivas. Es un círculo de persecución, de muertes y de esclavitud.

Elizabeth Ollins / Brooklyn, NY.

He tenido muchas pérdidas por la guerra contra las drogas. En mi comunidad, la política antidrogas se enfoca en los pobres, en quienes ni tienen casa, esas son las comunidades atacadas por esa guerra y la consecuencia es más gente criminalizada. Se encarcela en mayoría a latinos y afroamericanos, para beneficiar a una industria privada en las prisiones. Es injusto que se haga esta criminalización, este racismo en nuestras comunidades, un círculo vicioso. En las vidas diarias ha crecido la presencia de las policías y eso hace más grande la división, la gente no cree en la policía y la policía no cree en la gente.

Quiero que la ONU sepa que la encarcelación no es la respuesta correcta al tema de drogas, sino que debe bajarse en la compasión al ser humano, en la ciencia, en la salud pública.




Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

“Este trabajo forma parte del proyecto Pie de Página, realizado por la Red de Periodistas de a Pie. Conoce más del proyecto aquí: http://www.piedepagina.mx".

Categoría: Crónicas y Reportajes, Desigualdad, Libertad de Expresión/protesta social, Especiales, Galerías y Videos

Ana Cristina Ramos

Texto: Daniela Rea

Miembro de la Red de Periodistas de a Pie. Sus textos y fotografías han aparecido en distintas revistas nacionales e internacionales.

Mónica González

Texto: Mónica González

Fotógrafa egresada de Ciencias Políticas de la UNAM. Ha colaborado en distintos medios y revistas nacionales e internacionales.