Texto: Alberto Nájar 

18 de Diciembre de 2016

Éxodos

Desde el sur al norte. Así ha sido siempre la migración de los seres humanos, incluso desde que la especie evolucionó a lo que ahora somos.

En ese movimiento permanente se crearon caminos que millones de personas han seguido desde el inicio de la historia.

Eso cambió en los últimos años. Las decisiones políticas en los países tradicionalmente receptores –y que por cierto se encuentran en el hemisferio norte- cerraron las puertas al flujo humano.


Los caminos se alteraron, casi en todos lados.

Los migrantes de África que viajaban a Europa encontraron un muro que les obligó a buscar refugio en Estados Unidos.

 La violencia en Centroamérica por la influencia de carteles mexicanos en sus países provocó un nutrido éxodo, que paulatinamente se ha quedado en México.

La crisis económica de Brasil dejó sin empleo a miles de haitianos, quienes ahora se agolpan en las garitas migratorias de Baja California, al norte de México.

Y el deshielo diplomático entre Estados Unidos y Cuba provocó una oleada migratoria de esta nación, temerosos los exiliados de perder la posibilidad de abandonar la isla.

Muchos tuvieron suerte. Un pacto no escrito de varios países les facilitó un puente aéreo hasta la puerta de su destino.

El panorama se movió. Hay nuevas rutas y otras que se volvieron a utilizar. Y la elección del magnate de ultraderecha Donald Trump como presidente de Estados Unidos

Ahora En el Camino presenta el nuevo mapa de la migración. Un retrato de la nueva realidad que, es seguro, volverá a cambiar en poco tiempo.