Texto: José Ignacio De Alba Fotos: Ariel Ojeda
11 de mayo de 2017

 Carbón o vida en Coahuila

 
En la Región Carbonífera de Coahuila los pobladores viven al margen del millonario negocio de sacar carbón de pozos y canteras. Aquí se padece a decenas de pequeñas empresas que extraen el mineral aunque haya poblados de por medio 
 
CLOETE, COAHUILA.- María camina entre matorrales, con la palma de la mano cubre sus ojos del sol y dice: “antes esto no estaba así, las mineras han acabando con todo”, mientras, que se detiene al filo de una excavación minera.

El municipio de Sabinas, al que pertenece este poblado, se encuentra en la parte norte de México, a menos de 100 kilómetros de Texas. El lugar está en uno de los extensos llanos del desierto de Coahuila en donde el calor distorsiona el paisaje.

Los foráneos que han llegado a este lugar han deseado hacerse ricos. Cloete forma parte la reserva de carbón más grande de México, conocida como la Región Carbonífera. El paisaje mezcla el color ocre del desierto con el pétreo color del carbón. La negrura llega a ser brillante con la luz solar. Las vetas del mineral están expuestas, basta abrir un pozo artesanal o cavar con pico y pala para extraerlo.

Las instalaciones de las grandes empresas mineras superan en infraestructura a las pequeñas poblaciones de la región; el tamaño de la maquinaria con la que remueven los minerales rebasa cualquier edificación del lugar. Adentro de las compañías, hay comedores, hospitales, vías férreas, transporte para el personal y pozos de agua, servicios inexistentes en la mayoría de los pueblos cercanos.

Las empresas suelen poseer filiales dedicadas a la explotación de mineral en zonas ilegales explica en entrevista Cristina Auerbach integrante de la organización Familia Pasta de Conchos. Pero la poca regulación en el sector carbonífero ha generado que operen bajo esquemas irregulares o que la ley no contempla. En Coahuila, las concesiones mineras se venden o se rentan entre particulares para explotar el mineral. Esas transacciones no pagan impuestos y no son públicas a pesar de que se trata de recursos “propiedad de la nación” según lo estipula el artículo 27 de la Constitución.

Otro negocio es el de la compra-venta de carbón para venderlo a la Comisión Federal de Electricidad o al gobierno del estado. En entrevista, Raúl Vera, obispo de Saltillo y defensor de los derechos humanos explica que el negocio de la minería está acaparado por empresarios locales. “Se tiene que estar ligado al PRI para entrar en el negocio del carbón”, dice.

Auerbach confirma que nunca hay consecuencias legales “porque ellos son las autoridades y ellos son los empresarios”.

En enero de este año, en Cloete, un grupo de empresarios mineros se hizo acompañar de militares para desalojar una manifestación pacífica y reiniciar las operaciones en una mina, pasando por alto una clausura de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

Poco antes de la entrevista, pobladoras de Cloete enfrentaron a trabajadores que removían tierra en una mina colindante con una colonia habitacional, donde las casas están agrietadas por la remoción. Los habitantes poco pudieron hacer ante el ruido de la maquinaria y la prepotencia de un operador que informó: “somos de la Minera Los Compadres”. La excavación sólo se detuvo cuando la máquina perdió parte del tren motriz.

Pobladores de Sabinas, Coahuila, se oponen a proyectos mineros que afectan sus comunidades.

Los accidentes en la minería son tan viejos como la extracción de mineral en la región. El accidente minero en que más personas han muerto en México ocurrió en Coahuila en una mina de carbón hace más de 100 años, cuando 300 personas murieron enterradas en el foso llamado “El Hondo”. En el 2006 otro accidente marcó la historia de la región carbonífera, no sólo por la muerte de 65 mineros sino porque la mina Pasta de Conchos, propiedad de Grupo México – que ocho años después ocasionó en Sonora el peor desastre ambiental de la historia del país-, evidenció cómo el gobierno mexicano encubre a empresas aunque estas operen fuera de la ley.

La minería ilegal no extraña a nadie en esta zona, donde se genera el 7 por ciento de la electricidad que se consume en el país. La organización Familia Pasta de Conchos tiene localizadas a más de 30 pequeñas empresas involucradas con la minería ilícita.


Políticos mineros


A Norma le ofrecieron hacer un foso para extraer carbón en el patio de su casa a cambio de darle una cuna para su bebé recién nacido. Ella rechazó la oferta aunque le advirtieron que el desierto de Cloete, donde está su casa, no es fértil. El ofertante Álvaro Jaime Arellano, es regidor del municipio de Sabinas, donde vive Norma. Servando Guerra, el otro ofertante, es un vendedor de chatarra convertido en empresario minero.

Al negocio de la minería han entrado políticos, empresarios y grupos del crimen organizado. Una importante de célula del cártel de los Zetas se estableció en la zona y se dedicó a la explotación de carbón, según declaró el propio ex gobernador Humberto Moreira en 2012: “El carbón se convirtió en una fuente de financiamiento para los narcotraficantes”.

Sin embargo, pobladores del municipio de Sabinas que piden el anonimato aseguran que fueron los políticos y empresarios, que se hicieron pasar por zetas para amedrentar a los habitantes y extraer el carbón. “Son los mismos empresarios que también hoy operan en la región”, dice una mujer.

Uno de ellos es el candidato a la gubernatura por Morena, Armando Guadiana, empresario que tiene concesiones de minar en Coahuila, Zacatecas, y Baja California. En 2016, una filtración de una llamada telefónica reveló que su hija vivió en España con Paola Muñoz, hija de Juan Manuel Múñoz, representante de los Zetas en Europa que fue detenido en Madrid en marzo de ese año.


El empresario minero Armando Guadiana candidato de Morena a la gobernatura del estado.

En el comercial donde se promociona aparece con sombrero, pañuelo, saco y camisa blanca, junto a Andrés Manuel López Obrador: “Coahuila no merece gobernantes corruptos que quieran aprovecharse para enriquecerse ilegalmente”, dice el hombre de sombrero.

La industria del carbón


El fundador de Cloete es el empresario inglés William Broderick Cloete, quien llegó a Coahuila a finales del siglo XIX. El hombre de bigotito ralo y de afición ecuestre murió cuando un submarino alemán torpedeó al trasatlántico donde viajaba en 1915 frente a costas irlandesas. En Coahuila, la Región Carbonífera ya era la codicia de varios.

El carbón fue el combustible con el que se movían las locomotoras y uno de los minerales con los que se hace el acero. La roca sedimentaria es vitamina indispensable para los países en crecimiento, desde los andamiajes de los rascacielos hasta la industria armamentística.

En la Segunda Guerra Mundial las acereras de Pittsburg, en Estados Unidos, estuvieron dedicadas a suministrar metales para la guerra. El gobierno mexicano tuvo la necesidad de remplazar las importaciones y fundó en Monclova la empresa Altos Hornos de México (AHMSA). Así aseguró la explotación de carbón y abastecimiento de acero en el país.


Excavadora extrae carbón en una concesión propiedad del candidato Armando Guadiana.

Pero Altos Hornos fue vendida por el gobierno mexicano a Alonso Ancira Elizondo en 1991; Ancira es un hombre cercano a las cúpulas políticas mexicanas. Una de sus empresas, CIC Corporativo Industrial Coahuila, tiene uno de los contratos más caros que se hayan hecho en la administración de Enrique Peña Nieto, con un monto de más de 15 mil millones de pesos, según una investigación publicada por Animal Político. La licitación pública se hizo con el fin de adquirir “Carbón Mineral” utilizado por CFE para la generación de energía. El contrato se firmó 12 días después de que Peña Nieto tomara posesión como presidente de México, y su duración será hasta el 2018, con el fin del sexenio priísta.

AHMSA es una de las empresas mineras beneficiadas con los vacíos legales que permiten la compra-venta de concesiones mineras en México. La que fuera una empresa paraestatal del gobierno mexicano compró en 2011 la concesión de una mina a cielo abierto a un particular: el ex perito Jenaro Garza Guerra.


Minas junto a casas


Camino con María entre los desfiladeros que dejan las mineras después de extraer el carbón en Cloete. La fauna en el lugar está extinta; ver un zorro, una víbora o un águila es una rareza en estos páramos agujerados. La mujer nos muestra una charca color cobre y explica que el contacto del mineral con el agua la vuelve imbebible.


La mina en la que estamos pertenece ex líder carbonero Urbano Santos Múzquiz. Aunque el desarrollo lo ha hecho su empresa, Coal del Norte, la concesión pertenece al candidato de Morena a la gubernatura de Coahuila, Armando Guadiana Tijerina. Documentos hechos llegar a Pie de Página vía la plataforma Méxicoleaks revelan que la concesión número 161542 del lote “Cloete Sur” fue otorgada a Materiales Industrializados S.A. de C.V., cuyos propietarios son Armando y José Luis Guadiana Tijerina.

La mina está a menos de 300 metros de las casas y contraviene la Manifestación de Impacto Ambiental, Microregión 2 que establece: “No se permitirán obras mineras dentro de los predios de la zona urbana comprendidos a una distancia de 350 mts de la última casa habitación de las poblaciones del municipio de Sabinas, Coahuila”.


 
Documento recibido a través de la plataforma Méxicoleaks

Tras las protestas de los habitantes, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la compañía acordaron que las operaciones se distanciarían gradualmente del poblado; por el contrario, cada día se acercan más.
Los pobladores de Cloete interpusieron la denuncia CNDH/6/2015/2642/Q ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos porque las minas (hay varias, además de la Guadiana) están dañando su salud, sus casas y al Río Sabinas. Las construcciones del lugar están agrietadas, los azulejos rotos y los cimientos desencajados. Los vecinos temen que las casas se derrumben antes de que la Comisión emita la recomendación.

Mientras recorremos parte del pueblo, le pregunto a María lo que piensa del candidato empresario, que no se ha apersonado aquí en toda la campaña. “No se vale que le haga esto a los más pobres”, responde.

 Las minas envenan a las comunidades y  han acabado con la fauna de la zona

 Consulta el multimedia de Connectas aquí


Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente.

Este reportaje fue realizado en el marco de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación en las Américas, del International Center For Journalists (ICFJ), en alianza con CONNECTAS., publicado simultaneamente en Pie de Página y El Universal

Categoría: Crónicas y ReportajesDespojo / Megaproyectos